Habrá quien diga que es una ñoñería, habrá quien afirme que es innecesaria… Pero, qué queréis que os digamos, hay ganas de “La Bella y La Bestia”.

 

Pues, oye, llamadme ñoño o pavo o lo que os dé la gana, pero la verdad es que tengo ganas de ver la nueva versión en imagen real de “La Bella y La Bestia“. Y eso que, a priori, nunca fui demasiado fan de esta nueva afición que tienen desde la Disney a coger sus clasicazos animados y ponerlos en imagen real. Ni La Cenicienta ni Alicia mejoraron nada que ya hubiéramos visto en dibujos animados, así que… ¿para qué? Da igual que los efectos especiales hayan llegado a un nivel tremendo: nunca, nunca, nunca, nunca podrán igualar la capacidad para hacer soñar de los dibus de nuestra infancia.

Dicho lo dicho: ¿por qué carajo quiero ver entonces esta versión de “La Bella y la Bestia” según Bill Condon? Primero, porque Bill Condon siempre será el director de “Dioses y Monstruos“, eso no se lo quita nadie. Segundo, porque el casting es una maravilla, porque lo de Dan Stevens como La Bestia va a ser muy fuerto y porque ya iba siendo hora de que Emma Watson tuviera un papel tanto o más icónico que el de Hermione. Y tercero, claro, el hecho de que incluya el primer personaje oficialmente gay de la Disney. Oye, puesto todo muy bien.

 

 

Si hay alguien a quien todo lo dicho no le ha acabado de convencer, siempre puede optar por algo totalmente diferente… Tan diferente como “Incierta Gloria“, la nueva película de Agustí Villaronga. Porque, a ver, puede que “El Rey de la Habana” sea uno de los peores films jamás estrenados en nuestro país y que costara llegar al final sin llorar de puro dolor (de lo mala que era)… Pero, oye, Villaronga tiene en su filmografía peliculones incontestables, así que siempre hay que darle una nueva oportunidad, y más todavía si vuelve a la Guerra Civil, que es uno de sus grandes fuertes.

 

No Hay Más Artículos