A favor de cómo Elena Anaya ha convertido la noticia de su embarazo en una acción anti-paparazzi

No nos podría parecer más maravilloso que Elena Anaya haya convertido la noticia de su embarazo en un delicioso acto anti-paparazzi.

 

Cuando eres famoso, hay dos opciones: o entras al trapo o no entras. Muchos nos han vendido que no, que es imposible no entrar al trapo, que en el momento en el que caes en el centro de los focos de lo público, ya no hay vuelta atrás y tu vida pasa a pertenecer a los paparazzi y a los medios de comunicación que alimentan las prácticas salvajes de estos fotógrafos carroñeros. Pero hay otros que, sin embargo, se esfuerzan por demostrar lo contrario: se puede luchar contra la dictadura del tomateo y sus perros los paparazzi… Y una de las que mejor ejemplifica esta postura es Elena Anaya.

Al fin y al cabo, la actriz tiene toda la razón del mundo para iniciar una cruzada contra la prensa amarilla. Recordemos que fue esta misma prensa la que sacó a Anaya del armario hace unas temporadas. Y lo hizo contra su propia voluntad… Así que ¿a quién puede extrañarle que Elena haya optado por convertir la noticia de su embarazo en una lección magistral de cómo tratar a los paparazzis y al tomateo en general? Cualquier otra hace tiempo que tendría firmadas ciertas exclusivas. Pero ella no. Ella está dando sopa con ondas a la industria al completo.

Y más todavía en el momento presente, teniendo en cuenta que la noticia de que la actriz está en avanzado estado de embarazo nos pilló a todos por sorpresa (precisamente porque decidió mantenerlo en su intimidad y no vender ninguna exclusiva absurda). Elena Anaya hace dos años que mantiene una relación sentimental con Tina Afugu Cordero y, oye, si quieren mantener esta alegría en su círculo íntimo, a nosotros nos tiene que parecer fetén. Igual de fetén que, sabiendo que el precio de una foto de su embarazo se debe cotizar a precios extremos, haya tomado la decisión de difundir ella misma esa primera fotografía.

Lo ha hecho, además, en un acto de amistad y amor precioso: ha pedido a muchos amigos (entre los que se encuentran grandes como Javier Cámara o Jon Kortajarena) que suban la misma imagen a sus redes sociales en el mismo día, ayer martes 15 de noviembre. En la fotografía podemos ver a Tina besando a Elena mientras ella sonríe sin esconder su barriguita. En serio: en Fantastic nos parece que esto es una verdadera maravilla y que los famosos en general deberían optar por más tácticas como la de Anaya y menos alimentar el amarillismo.

 

0 comments
No Hay Más Artículos

Send this to friend