I'm Not There¿Cabe duda alguna de que, esta semana, el estreno hacia el que hay que correr es “I’m Not There“? Por diferentes motivos: porque llevamos dos años esperando que se estrene en las salas españolas, porque Todd Haynes nos cae bien (y más después de haber dirigido “Velvet Goldmine” (1998) y “Far From Heaven” (2002), cada una inmensa por diferentes motivos), porque Bob Dylan nos cae mejor y porque Cate Blanchett no nos cae tan bien, pero verla caracterizada del bardo de Duluth está a medio camino entre lo absurdo y lo kitsch. Nos lo han vendido tanto como un sublime retrato poliédrico de Dylan (interpretado por actores como Christian Bale, Richard Gere o el fallecido Heath Ledger) que, si al final resulta que la cosa se queda en un biopic de toda la vida, se va a imponer la acción de volver a la taquilla para que nos devuelvan el dinero. Pero lo cierto es que la cosa pinta más bien a salir de la sala más que contentos, pasando por alto el pelucón de Blanchett y obligando a los colegas a soportar nuestras chapas digresivas en torno a la pericia de Haynes para deconstruir la biografía del artista.

Shutter IslandLa pena va a ser que el estreno tardío de “I’m Not There” tiene todas las papeletas para eclipsar la llegada de “Shutter Island“, la nueva muestra de genialidad quijotesca surgida del tándem Scorsese + DiCaprio. Después de sus múltiples colaboraciones, nos entregan una cinta de corte clásico en la que hay psicópatas y psiquiátricos y muchos adjetivos que empiezan por “psic” pero que homenajean más al cine negro americano (que no al delicioso noir o al polar) de los 50 que a la cinta definitiva en adjetivación con “psic”: “Psicosis“. La cosa parece lejana a los fastos (arrebatadores) de “El Aviador” y más cercana a los cánones de investigador privado pero comercial que impone el Hollywood de la crisis. Pese a ello, de sobras es conocido que Martin Scorsese es capaz de conferir genialidad a un rollo de papel del váter (por mucho que lo comparta con Leonardo DiCaprio), así que no hay que perder las esperanzas.

Entre el resto de estrenos, es curioso ver cómo, a pesar de los múltiples fracasos (“Narnia“, etc.), la división de “películas fantásticas con niños basadas en libros para adolescentes y no tan adolescentes” sigue a pleno pulmón. Esta semana se estrenan “Percy Jackson y El Ladrón Del Rayo” (que no tengo ni idea de dónde sale) y “Arthur y La Venganza de Maltazar” (la continuación de “Arthur y Los Minimoys“, con la que Luc Besson se desvirgaba en la literatura y el cine “para adolescentes y no tan adolescentes“). Así que, pasando un poco de “Amores Locos” (no porque sea española, sino porque pinta bastante anodina), el único estreno que podría hacer sombra a los mencionados en los dos primeros párrafos es “El Solista“, aunque sólo sea porque Robert Downey Jr. también nos cae muy bien (mucho mejor que Blanchett).

No Hay Más Artículos

Send this to a friend