san-sebastian

Coronamos nuestros especiales sobre el Festival de San Sebastián 2014 con las recomendaciones de diez verdaderos Fantastic Selectors… Atiende.

 

Cerramos nuestros artículos especiales de avance del Festival de Cine de San Sebastián con nuestra particular guinda del pastel. Primero fue un pequeño kit de supervivencia para la sección Perlas, donde se incluye parte de lo más granado que se ha ido viendo en otros certámenes internacionales. Luego vino un resumen de la Sección Oficial, centrándonos en los títulos que a priori más interés despiertan. Apenas hace unos días presentábamos un compendio de lo más llamativo del resto de secciones del festival. Y, finalmente, para hoy hemos preparado nuestro Fantastic Selectors cinematográfico particular.

Actualmente, para leer (o informarse, o aprender) sobre cine, uno acude cada vez menos a la prensa escrita, habida cuenta del cada vez mayor número, y esencialmente con mayor calidad, de publicaciones electrónicas de opinión y análisis cinematográfico y audiovisual. De tal forma, hemos escogido a diez de nuestros críticos y analistas cinematográficos favoritos y les hemos pedido que nos cuenten cuál es la película presente en la edición actual del Zinemaldia que no se quieren perder por nada del mundo. Y nos lo explican aquí y así, de manera tan afinada y con un criterio tan certero como cuando escriben para sus respectivos medios. Tomen buena nota.

 

alex-the-drop

ALEX P. LASCORT de CINE MALDITO selecciona “THE DROP” (Michaël R. Roskam). Sin duda uno de los motivos para esperar con ganas “The Drop” de Michaël R. Roskam es que aún esperamos poder ver “Rundskop (Bullhead)”. Y sí, ya la hemos visto, seguro, cierto. Pero no, no la hemos visto porque en este entrañable país ni tan siquiera ha sido editada en DVD (de salas ya ni hablamos) una película que estuvo incluso en la carrera de los Oscars. En fin, que los que hemos visto “Rundskop” sabemos qué esperar de su director.

Profundidad, dureza, personajes bien trabajados y una querencia por no esconder lo desagradable y al mismo tiempo ofrecer empatía mediante la exposición de la vulnerabilidad humana. Sí esperamos ver el debut del director en USAlandia con esperanza y un poco de miedo a que el mainstream se lo haya comido. Y eso mientras seguimos esperando a ver o a no ver por enésima vez “Rundskop”. La espera vale la pena.

 

david-wintersleep

DAVID TEJERO de CINEUÁ selecciona “WINTER SLEEP” (Nuri Bilge Ceylan). Ahora mismo no consigo quitarme de la cabeza esa escena de “Érase Una Vez En Anatolia” donde una bella mujer irrumpe en el plano portando la luz desde la oscuridad. Una imagen virtuosa entrando paulatinamente en el marco del encuadre dándole corporeidad al objeto invisible. Porque tras un rostro evocador, Ceylan declina los misterios esotéricos de su propia monumentalidad fílmica. Las diferentes dimensiones que atraviesan las películas del cineasta turco invaden, pacientes, las zonas reflexivas de un arte silencioso del que aprehender telúricas emociones.

La mayor parte de las producciones artísticas del director se abren discurriendo sobre carreteras secundarias, lugares geológicos interpuestos para fecundar las vetas emotivas de unos personajes desolados. Hay tanta tristeza como yermos son los hombres-islas que pululan fagocitados por los márgenes de una cámara colonizadora, plantada con fijación en las distancias. Podríamos suponer que Nuri Bilge Ceylan sostiene los planos mecidos por una fuerte presión atmosférica, capaz de retumbar en los espacios generales. La verdadera experiencia descansa en los sonidos, en lo diegético como consumación global de sensaciones invisibles, fuera de cualquier campo óptico.

Seguramente “Winter Sleep”, flamante ganadora de la Palma de Oro en el último Festival de Cannes, continúe expandiendo la senda mitológica de Anatolia: un monumento de larga duración codificado por elipsis temporales, borrascas introspectivas y exploración ritual de las formas ocultas. Una perla imprescindible para este Zinemaldia.

1 2 3
No Hay Más Artículos

Send this to a friend