Gracia Querejeta ha dirigido un total de cuatro #HistoriasRepsol que quieren recordarte que, a veces, es necesario parar para poder seguir.

 

¿Por qué nos fascinan tanto las road movies como género cinematográfico? Nosotros lo tenemos muy clarito: las road movies nos chiflan porque son una metáfora de la vida pura y dura. Lo del caminante no hay camino se hace camino al andar, ya sabes. Todo un conjunto de ficciones en las que la existencia humana es un camino que hay que recorrer con dificultad y en el que ocurren cosas que te enseñan a encarar el resto del viaje con mayor filosofía. Sí, por eso nos flipan las road movies. Y por eso se nos ha saltado una lagrimita con la nueva campaña de Repsol.

Bajo el nombre de #HistoriasRepsol puedes ver cuatro mini-cortos cinematográficos que te van a tocar la fibra sensible. Una mujer estresada de la vida que ve las cosas diferentes después de un túnel de lavado, un hombre que no puede seguir discutiendo con su padre después de ver a un niño jugando con sus dinosaurios, una niña a la que unos mensajes de Whatsapp le devuelven la ilusión en las vacaciones, un equipo de fútbol a los que unas regalices compradas en una área de servicio Repsol les recuerdan a los forofos que llevaban enterrados en el interior…

Estas son las historias cotidianas dirigidas por Gracia Querejeta que te van a poner bizcochón, lo sabemos. Y si lo sabemos es porque a nosotros han conseguido recordarnos que, sí, hay veces que hay que parar para poder seguir. Que nuestra vida es un estrés y trabajamos casi doce horas al día… Pero que hay momentos en los que más vale cerrar el portátil, coger el teléfono, llamar a ese colega que no ves desde hace tiempo e irte a tomar una cervecita con él. Ya verás como luego el trabajo fluye mucho mejor. Eso hemos aprendido nosotros de las #HistoriasRepsol. ¡A ver si lo ponemos en práctica!

Puedes ver todas estas historias en la web de Repsol. [Post Patrocinado]

 

0 comments
No Hay Más Artículos

Send this to friend