caboclo-portada

Caboclo sigue apostando por lo ecosocial y, en su nueva colección de otoño / invierno 2014-15, le da caña a las líneas más femeninas y minimalistas.

 

Al final, todo se ha reducido a un proceso de selección natural. Como siempre, vamos. La cuestión es que, hace unos años, parecía que todas las marcas se creaban partiendo de unas premisas puramente eco  (algunas veces más dudosas y poco fiables que otras) o se subían al tren de lo sostenibles (algunas veces de más oportunistas que otras). El tiempo, sin embargo, ha ido poniendo a cada firma en su lugar y a la mayoría se les ha visto el plumero a la hora de abandonar los preceptos de lo eco y de lo sostenible… Otras, sin embargo, han recrudecido más todavía su posición. Será que lo llevaban en su ADN. Será que no todas podían estar a la altura, por ejemplo, de Caboclo.

Esta firma, que nació en Barcelona hace ya diez años pero que tiene un profundo ascendente brasileño (tal y como te explicamos en su momento en este artículo), no sólo utiliza neumáticos reciclados para realizar las suelas de todas sus piezas y prescinde del cromo para tratar sus pieles, sino que incluso los tintes y pigmentos se consiguen de forma puramente natural. Para rizar el rizo, todos los pares de Caboclo son realizados de forma manual por una comunidad de artesanos brasileños que fueron salvados de la desaparición gracias a esta firma ecosocial y a la visión de Juba Lima, creador de todo este tinglado tan tremendo. ¿El resultado de todo lo dicho? Que las tiradas de Caboclo son limitadísimas y que, por lo tanto, acaban siendo puro objeto de culto destinado a vestir tus pies y a ser la envidia de los entendidos.

Ahora, además, Caboclo presenta su colección de otoño / invierno 2014-15, protagonizada especialmente por la nueva bota Cairiri (que es el nombre de la región de Brasil en la que se producen los zapatos de esta marca): una pieza que combina tres tipos de pieles de animal diferentes sin tratar (vaca, cabra y cerdo) y que ha sido re-creada por el maestro Durão, artesano de 64 años que creó la silueta original hace décadas y que la recupera ahora para Caboclo. Más novedades todavía: los tacones llegan por fin a algunos modelos femeninos de la firma, resaltando la feminidad de las siluetas; las tachuelas desaparecen y se apuesta por un modelo de líneas más simples y minimal… Pero, ¿por qué seguir cantando las mil maravillas de la nueva colección de Caboclo cuando puedes deleitarte con todas las fotos que te dejamos a continuación?

 

[FOTOS: Cecilia Díaz Betz / Raquel Quevedo]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend