Uno de los peores momentos cuando te maqueas para salir es el momento brocha-cara. Sombras, eyeliner y rimmel se pueden salvar en su fase más básica, pero cuánto nos gustaría un maquillaje de verdad, acorde a cada momento y situación anímica sin que parezcamos un cuadro de comedor o empecemos a coger servilletas en todos los bares para rebajar el exceso que notamos en nuestra cuarta capa de piel. Samantha Chapman es una maquilladora con más de 15 años de experiencia que nos lanza un regalito. En su página web, Samantha nos facilita un trillón de tutoriales muy bien trabajados para poder por lo menos aprender algunos trucos que nos harán salir de casa más seguras de nuestro estado facial. Chapman ha trabajado para Elle, Tatlers o Cosmo, y es la maquilladora favorita de gente como Peaches Geldof, Charlotte Church, Courtney Love o Sir Paul McCartney, y en estos momentos es la maquilladora oficial de la marca Illamasqua (hiperrecomendable: olvídate de MAC).

En sus tutoriales nos explica paso a paso cómo se aplica el maquillaje, cuáles son los utensilios más adecuados, y se ríe de lo que puede pasar tras el proceso. Hay todo tipo de looks para escoger, desde cosas sencillas hasta recreaciones de época. Además, aunque suene a truco publicitario y probablemente lo sea, te va diciendo los productos exactos que utiliza y los tipos de pincel. Y qué quieres que te diga, a mi me va genial, porque cada vez que me pongo a mirar un stand de productos de maquillaje salgo mareada, cabreada y, generalmente, con algo que nunca en la vida usaré…

Es pues obligatoria una tarde entera (a solas, parejas fuera… o podemos quedarnos sin cuando encuentren a Lady GaGa mezclada con la Bruja Avería y Espinete en su cuarto de baño), mucho desmaquillante y algodón, pero vale la pena porque prometo que se sacan cosas en claro, aunque el cutis quede abrasado.

[Aitana V.]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend