José Salguero: “Me aburren los puretas del graffiti y el postureo del arte contemporáneo”

Bienvenido al perturbador mundo de José Salguero, donde la cultura pop se quita la máscara y enseña su cara más inquietante.

 

El equilibrio es imposible“, cantaban aquellos de los que prefiero no acordarme ahora mismo. Pero lo jodido es que tenían razón. O, si no tenían razón, por lo menos sí que nos regalaron una frase maravillosa con la que encabezar entrevistas como esta en las que te planteas eso mismo: que, cuando de arte contemporáneo se trata, el equilibrio es imposible. Ahora resulta que si no explotas ciertos valores y estéticas, no eres nadie. Pero, ojo, porque no todo vale: tienes que explotarlos ofreciendo algo nuevo, imprimiendo un sello suficientemente personal como para ahuyentar el fantasma de la mímesis, de la copia, de la producción en serie.

Hablando de forma más concreta: ahora hasta tú tía abuela conoce a Banksy y, por lo tanto, si quieres ser alguien en el mundo del arte contemporáneo, más te vale parecerte a él (suponiendo que es un él y no un ella o un ellos o un ser del submundo pesadillesco de Lovecraft). Pero tampoco te pases, porque incluso tu tía abuela detesta cuando ve que una concursante de “Gran Hermano” está intentando imitar a Fresita, así que ya sabes: no vale la copia descarada. Aporta algo. Añade tus propios ingredientes a la receta conocida. Al fin y al cabo, si esa receta está triunfando es por algo: es porque sacia ciertos apetitos que hablan a las claras del estómago de la actualidad.

Y ya dejo de irme por las ramas, venga. Porque si digo todo esto es porque basta estar delante de una de las obras de José Salguero para ver que lo tiene. Que tiene el Factor X. O como quieras llamarlo. Practicante irredento del muralismo streetero y del óleo, hace ya un buen tiempo que sus creaciones ponen el dedo en la llaga de la cultura popular a través de la ironía supurante. La sátira es su mejor herramienta a la hora de desmontar la maquinaria de la cultura pop que nos vende gato por liebre, que nos cuela un gato cabrón cuando creemos estar comprando una liebre buenrollera y maja.

No es de extrañar, entonces, que José Salguero haya sido uno de los elegidos para exponer en la nueva edición de ART<35, ese proyecto que quiere servir de trampolín para nuevos valores artísticos de menos de 35 años exponiendo cinco de sus obras en una exposición conjunta. Cada año que pasa, el alcance de ART<35 se va haciendo más y más grande… Así que no es de extrañar que vaya incorporando artistas con una voz más poderosa. Una voz tan poderosa como la de Salguero, al que no puedo resistir las ganas de entrevistar tomando como excusa esta exposición que podrá verse en la Sala Parés hasta el próximo 23 de septiembre. Preparáos, porque su lengua está a la altura de su arte.

 

José Salguero

EN GENERAL

¿Cuál fue la primera manifestación artística que brotó de ti y que recuerdes? No recuerdo la primera manifestación artística… Te puedo comentar algunas “extravagancias” que se me ocurrían de niño. Congelaba muñecos de plástico con los que jugaba en vasos de plástico llenos de agua. Mi objetivo era que recuperaran la fuerza después de batallas imaginarias. También creaba esculturas con plastilina, celo y objetos que me encontraba porque los juguetes que tenían menos articulaciones de lo que deseaba. Vengo de familia humilde y no podían comprarme caprichos, así que superaba ese hándicap con creatividad. También pintaba paredes con todo lo que me encontraba, pero eso más vulgar: lo hacen todos los niños.

¿Cuándo dijiste por primera vez aquello de “mamá, ¡quiero ser artista!”? Cuando vi la película de Concha Velasco. Su sonrisa mostrando hasta las muelas del juicio era un signo de felicidad supina y mostraba el camino a seguir.

Si te pidieran que describieras en pocas frases el área artística que exploras, ¿qué responderías? En cuanto a técnica, estoy especializado en pintura mural y pintura al óleo. Desarrollo el muralismo en espacios públicos mediante el spray porque me da la capacidad de reproducir un dibujo de gran formato, de forma rápida y ágil. La sensación ilusoria de libertad es tremenda. En cuanto al óleo, me encanta la plasticidad que tiene este material e ir moldeando poco a poco la obra en la intimidad. En cuanto a estilo, exploro el arte figurativo, realista, conceptual y todo aquel que indague en el humor.

El disco que más ha marcado tu trabajo es… Tengo unos gustos musicales muy eclécticos. Sería injusto e irreal centrarme en un único disco. Me encanta la música electrónica (techno, drum and bass…), hip hop, new metal… Si tuviera que ponerle banda sonora a alguna obra mía, seria una percusión repetitiva e hipnótica.

La peli que más ha marcado tu trabajo es… Te hablaré de directores: Chaplin, Kubrick, Aronofsky, Iñárritu, Paul Thomas Anderson, Terry Gilliam

El libro que más ha marcado tu trabajo es… Me interesan las novelas de realismo crudo y las de ciencia ficción que tratan distopias. El libro que más ha marcado mi obra es “1984” de George Orwell.

Siempre te comparan con los mismos artistas, y esos artistas son… Esta es una cuestión pretenciosa, porque los artistas con los que me relacionan ya tienen una carrera consolidada: Banksy (a todo artista urbano que trabaje la ironía lo comparan con él/ella/ell@s..), Ron English, Gerard Richter

Pero nunca te comparan con un artista que realmente te ha influido y que es… Andrés Serrano, Chema Madoz, Mister Kern, Yoe Minjunas, Joan Cornellà, El Roto, Escif

¿En el mundo del arte se puede vivir… o se trata más bien de sobrevivir? Se puede “vivir”, pero el porcentaje de los que lo intentan y lo consiguen es muy reducido. Esto, unido a la irregularidad a la hora de conseguir ingresos, hace del sector de uno de los más difíciles para ganarse la vida. El mundo está lleno de artistas, y el “mercado” no puede absorberlos a todos, por lo que te encuentras con infinidad de obstáculos a la hora de mover tu obra. Hay que tener mucha fuerza de voluntad para que esta montaña rusa emocional no te consuma.

Ahora mismo, ¿qué te pone palote y qué te amuerma? Me pone experimentar, manipular, destrozar y construir. Me ponen l@s artistas que son atrevidos, que no tienen miedo de lo que opinen de su trabajo.  Me aburre lo pretencioso, el arte conceptual que es vacío (aclaro que no todo el arte conceptual es vacuo), los clichés artísticos, los puretas del graffiti, el postureo del arte contemporáneo, aquellos falsos que escalan profesionalmente a base de devastar culos con la lengua…

De aquí a diez años, ¿cómo te ves? Me veo más maniático, detallista y excéntrico. Disfrazado de pollo en una cabaña, por ejemplo.

 

 

EN CONCRETO

¿Cómo ha transcurrido tu carrera hasta llegar a un proyecto tan especial como ART>35? Hasta ahora me he graduado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y he estudiado Ilustración en la Escuela de Arte nº 10 de Madrid. He expuesto en lugares como La Bienal de Jóvenes Creadores del Mediterráneo (Milán, 2015), Urban Spree Gallery (Berlín), Espacio Pierre Cardin (Paris), Matadero Madrid, Centro de arte Complutense (Museo del Traje, Madrid), Museo Wurth (La Rioja), Sala Parés ( Barcelona), Museo Olímpico de Barcelona, Hipnotik Festival (CCCB, Barcelona) o Mulafest (IFEMA, Madrid), entre otros. Entre los premios obtenidos he de destacar el primer premio del Jóvenes Creadores de Madrid en la modalidad de Artes Plásticas en 2014.

¿Y cómo se vive lo de ser uno de los elegidos de ART>35? Es un privilegio ser uno de los diez seleccionados entre los 95 proyectos presentados (aproximadamente), porque se expone en la Sala Parés, que es la galería más longeva de España (1877) y una de las que más tiempo lleva en activo de Europa. Además, el jurado es uno de los que más prestigio artístico institucional tiene en España. Por citar a algunos: la primera directora que tuvo ARCO; el actual director del MACBA; los Decanos de las Facultades de Bellas Artes de UCM (Madrid) y UPV (Valencia); los vicedecanos de la Facultad de BBAA de Barcelona, del País Vasco, entre otros…

Ya estamos a mitad del proyecto… ¿Cómo ha ido la acogida inicial? Ha tenido una gran acogida. En pocos días me ofrecieron dos entrevistas, una en vuestro magazine y otra en el programa “Siglo 21” de Radio 3.

¿Y qué es lo mejor que puede pasar de aquí a que finalice ART>35 pero que no te atreves a decir en voz alta por si te tachan de flipado? Por cercanía, creo que el MACBA tendría que adquirir una de mis obras de esta exposición. 😉

Todas las obras que presentas en ART>35 giran en torno al reverso oscuro de la cultura infantil de entretenimiento. ¿Por qué te interesa tanto? Siempre me he preguntado por qué hay tantos iconos infantiles que causan pavor. En la mayoría de las ocasiones, cuando se hace un disfraz sobre un personaje de animación se cae en lo grotesco. Me horroriza ver la obsesión del capitalismo por imponer ciertos estereotipos de conducta en la infancia. Siempre he querido hacer un proyecto o como mínimo una obra que reflejará esto. De ahí surgió “Terror en el Parque de Atracciones”. En este proyecto muestro una serie de pinturas en las que narro situaciones hipotéticas de violencia en un parque de atracciones indeterminado.

¿Por qué crees que es algo que impacta tanto a quien mira? Por la relectura de imágenes cotidianas. Por depositar en el ojo del espectador el discurso violento de unos personajes supuestamente adorables. Por revelar las verdaderas intenciones de quienes crean estos personajes. ..

¿Por qué el tinte verdoso de tus últimas obras? Muestro estas escenas a través de una veladura verde, como lo hacen las gafas de visión nocturna. Le doy una connotación violenta, al ser una perspectiva habitual para los militares. Hice una prueba monocroma verde y vi que funcionaba muy bien. No tengo un color favorito -si es lo que os cuestionas-: trabajo con todas las gamas.

¿Hay algún personaje infantil con el que no te atrevas (por respeto o por lo que sea)? No hay ninguno con que no me atreva. Si aún no lo he trabajado, es porque es de escaso interés o el personaje no manipula excesivamente la conciencia infantil.

¿Y algún personaje al que todavía no hayas explorado pero que te apetece especialmente? Me lo reservo para mantener en vilo al espectador de nuevas creaciones.

¿Qué va a ser lo próximo después de que des por cerrado el proyecto ART>35? Una exposición colectiva en el Museo Olímpico de Barcelona que empieza el 27 de septiembre. De la que, afortunadamente, han adquirido mi obra. Tengo exposiciones y murales nacionales e internacionales que aún no puedo revelar. [Más información en la web de José Salguero, su Blogspot y su Instagram. Más información en la web de ART<35]

 

 

1 comments
No Hay Más Artículos

Send this to friend