El cochinillo de Ronaldo y el camuflaje de Jorge Javier Vázquez, explicados en La Liga (para dummies) #31

El cochinillo de Ronaldo, ¿Jorge Javier Vázquez camuflado?… y mucho más en la nueva entrega de nuestra sección La Liga (para dummies).

 

Estamos viviendo una de las fases más emocionantes de la Liga. Hace unas jornadas, parecía que todo el pescado estaba vendido a favor del Real Madrid debido a la irregularidad del Barcelona, la incógnita en torno al Sevilla y su capacidad para aguantar el ritmo en la carrera por el título y el bajonazo del Atlético de Madrid. Pero, en cuestión de dos semanas, la situación ha cambiado y ha entrado en estado de ebullición: cada traspié de los contendientes puede suponer despedirse del campeonato. Y eso que aún queda un buen trecho por delante… Si lo que está por venir se asemeja a lo sucedido en la última jornada, muchos corazones se moverán a mil latidos por minuto, muchos puños se levantarán de alegría y muchas manos se llevarán a la cabeza por la decepción. Ahora empieza lo bueno.

 

LÍDER POR UNAS HORAS. Cuando más difícil lo tenía, el Barcelona asaltó el pasado domingo el Vicente Calderón al vencer al Atlético de Madrid (1-2). Las semanas previas no habían sido fáciles para los azulgrana, clasificados para la final de la Copa del Rey pero goleados por el PSG (4-0) en una desastrosa noche de Champions League en París el día de San Valentín que acabó en orgía de goles y deprimidos por el pésimo partido realizado frente al modesto Leganés la anterior jornada de Liga pese a ganarlo. Así que los culés se dejaron de florituras y afilaron los colmillos para lograr una victoria tan trabajada como sufrida que les permitió meter presión al líder, el Real Madrid, antes de que disputara su encuentro, y encabezar la clasificación durante unas horas.

El tanto del triunfo del Barça lo anotó, por supuesto, Messi, pichichi de la Liga cuyo afinado olfato goleador quizá se deba a que ha mejorado su calidad de vida: en vista de que sus vecinos en Casteldefells hacían demasiado ruido, el argentino les compró la casa y solucionó el problema. Vamos, lo que haría cualquiera de nosotros mañana mismo… Si Messi viviera cerca de Neymar, ¿habría seguido la misma estrategia si el brasileño hubiera montado la juerga de su 25 cumpleaños en su hogar?

 

 

TEMPORAL MERENGUE. El Real Madrid se las prometía muy felices hasta hace unos días: posicionado cómodamente en el liderato de la Liga, tenía dos partidos pendientes por diferentes circunstancias con respecto a sus rivales. Según sus cuentas de la lechera, ya los daba por ganados. Pero el primero de ellos lo perdió ante el Valencia; y el otro, contra el Celta de Vigo, ni se sabe cuándo se jugará… Aunque más vale que se haga cuanto antes por todo el revuelo que provocó su aplazamiento debido al temporal que golpeó Galicia unas semanas atrás y que levantó parte de la cubierta del estadio vigués. Por orden del señor alcalde de la ciudad olívica, Abel Caballero, no se jugó el encuentro por cuestiones de seguridad y comenzó una surrealista corriente mediática acusándole de instigar una conspiración anti-merengue que se mezcló con la eliminación en Copa del Rey de los madridistas a manos de los celtiñas.

Aún hoy se notan los efectos de la tormenta generada y alguno le echa la culpa de la irregular trayectoria del Real Madrid en lo que llevamos de 2017 desde su primera derrota liguera ante el Sevilla. Esta vez se libró de arrastrar el peso del gafe el cumpleaños de Cristiano Ronaldo, no como en 2015, ya que decidió celebrarlo discretamente. En público sólo se dejó ver para enseñar que le encanta la carne del cochinillo de Segovia. Se abre el turno para las bromas al aparecer en una misma frase Cristiano Ronaldo, cochinillo y carne…

A algún seguidor del Villarreal le hubiese encantado lanzarle una cabeza del pobre animal al portugués cuando este marcó un muy dudoso penalti que permitió al Real Madrid iniciar el domingo su remontada ante el equipo amarillo para acabar ganando 2-3 y continuar siendo líder. La polémica arbitral encendió a Gerard Piqué y no se resistió a airear vía Twitter odiosas comparaciones con situaciones similares que, contrariamente, perjudicaron en su día al Barça.

 

 

Más allá de discusiones, parecía que la flor de Zidane empezaba a marchitarse, pero sigue fresca la jodía

 

LA REVELACIÓN DE LA LIGA. Una de las sorpresas positivas de la Liga está siendo el empeño del Sevilla por pelearles el título a Real Madrid y Barcelona. Se ha instalado en el tercer escalón de la tabla y se mantiene al acecho (tras llevarse el derbi de la ciudad ante el Betis por 1-2) por si alguno de los transatlánticos pincha y puede cazarlos. Uno de los artífices de la gran temporada sevillista es su entrenador, el argentino Jorge Sampaoli… ¿O es Jorge Javier Vázquez camuflado?

 

 

Gracias a la labor de Jorge Javier Sampaoli, Stevan Jovetic, fichaje del Sevilla en el mercado de invierno, se acopló rápidamente al juego de su equipo y a su ambiente. ¿Saben por qué? Porque habla con fluidez español tras aprenderlo viendo telenovelas y “Los Serrano”. Menuda estampa, un montenegrino soltando las coletillas de Resines, Bonilla o Fiti con acento andaluz.

 

¡SÉ, SÉ, SÉ, TENEMOS A JESÉ! Otro fichaje de invierno que prometía mucho fue el de Jesé Rodríguez, que por fin iba a jugar en el club de su tierra, la Unión Deportiva Las Palmas. Toda una revolución en Gran Canaria por las teóricas cualidades futbolísticas del otrora jugador del Real Madrid que iba para crack mundial pero se quedó en pelotero de medio pelo (literalmente) y en cantante reggaetonero bajo el alias Jey M. Ahí va su canción.

 

 

Si la han escuchado y no se han pegado aún un tiro en la sien, debemos contarles que al equipo de Las Palmas le está saliendo el suyo con Jesé por la culata, porque el hombre no da pie con bola y se ha convertido en todo un cenizo: desde que llegó a la isla, el conjunto amarillo ha perdido cuatro partidos consecutivos. Más le vale a Jesé centrarse en su carrera musical, a riesgo de que nuestros oídos puedan estallar…

 

SE BUSCA SALVADOR EN VALENCIA. Hablando de estallar, en esta columna ya hemos dicho que el club que juega en Mestalla, el Valencia, estaba a punto de hacerlo. Su situación en la Liga es penosa, pese a que lograron vencer al Real Madrid en el partido mencionado más arriba, y da la sensación de que sólo espera que pasen rápidamente las jornadas para que acabe el torneo y evitar, al menos, el descenso a Segunda.

El banquillo valencianista quema y es posible que la directiva esté pensando en sustituir a su entrenador, llamado Salvador, al cual le está costando sangre y sudor hacer honor a su nombre. Si lo necesita, el Valencia siempre podrá aprovechar el ofrecimiento que le propuso Kiko Rivera a principios de año para comandar al club che. La cantidad de risas que nos echaríamos si se hiciese realidad…

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend