Este año 2016 estará marcado por el regreso de muchas bandas musicales semi-desaparecidas… ¿Cuáles son nuestra quince preferidas?

 

Siempre se ha dicho que segundas partes nunca fueron buenas. También se suele afirmar que volver nunca es la mejor solución. Pero, si en la vida en general estas frases se aplican como mantras para evitar confusiones, duelos y quebrantos, en el mundo de la música se suelen reducir a simples tópicos listos para ser derribados en cuanto surge la oportunidad. Sobre todo si hay pasta de por medio.

No seamos hipócritas: si un artista o grupo de relumbrón decide retomar su carrera después de vivir una época de ostracismo (voluntariamente o no, en el fondo no importa…) se debe a que hay una poderosa razón en forma de reluciente cheque. Milagros como el protagonizado por el sugar man Rodriguez, los justos. Pero luego están los miembros del escalafón inferior, que se mueven en un circuito más constreñido. Así que tampoco seamos tan materialistas y dejémonos llevar por el (legítimo) romanticismo: detrás de algunos regresos existe una justificación creativa para prolongar una trayectoria cortada antes de tiempo, acabarla en las mejores condiciones posibles o, en los ejemplos más optimistas y sorprendentes, llevarla a un nivel superior.

En los dos meses transcurridos de este año 2016 -y en el tramo final de 2015- se han confirmado varios retornos que, como siempre ocurre cada vez que se desvelan, generan sensaciones encontradas: muestras de asombro, demostraciones de alegría, gestos de extrañeza o, directamente, signos de indiferencia que ayudan a anticipar cómo se saldarán algunas de las apuestas presentadas por nombres que buscan huir del olvido anclándose en el presente aunque sin renunciar a su pasado o no traicionar a sus fieles seguidores. En cualquier caso, cuando los protagonistas de esta clase de noticias se lanzan de nuevo al ruedo sólo queda empaparse de curiosidad e ir comprobando paso a paso cómo evoluciona su trabajo, ya sea en el estudio y/o sobre el escenario.

Un proceso que ya han afrontado y afrontarán las referencias que componen nuestra particular lista de quince retornados (o renacidos, si lo prefieren) en 2016 y que, de partida, exhiben energías renovadas y ánimos de reivindicarse, adaptarse a los nuevos tiempos o acreditar su aparición en la enciclopedia de la música (alternativa o no tanto; española y foránea). Cuando lleguemos a diciembre, habrá que revisar la variada nómina que les presentamos a continuación para constatar si de verdad las segundas partes merecen la pena…

 

091

091

091. Si hay un grupo que debía volver a la palestra para resituar su legado en el lugar merecido, ese es 091. Los granadinos, superados en alcance después de su separación en 1996 por bandas vecinas (a la vez que herederas) como Lagartija Nick y Los Planetas, se habían quedado relativamente arrinconados en la historia del rock español. Así que, en un acto de justicia poética, la serie de conciertos planeada para este año (iniciada a principios de enero y bautizada apropiadamente como Maniobra de Resurrección) por toda la geografía nacional, debería servir para que sus veteranos seguidores rememoren buenos recuerdos y las jóvenes generaciones descubran las poderosas canciones de José Ignacio y Víctor Lapido, Tacho González, José Antonio García y Jacinto Ríos. Eso sí, parece que la aventura será temporal y no irá más allá en el estudio, circunstancia que multiplica el valor la reaparición de los Cero. [Jose A. Martínez]

 

 

All Saints

all-saints

ALL SAINTS. Ningún grupo representó mejor la tensión (pop) del pre-milenio que All Saints con su álbum de debut. Un disco, el imprescindible e inmaculado “All Saints” (Sire, 1997), sin el cual es imposible entender la última etapa gloriosa de MTV Europe, al que el tiempo empieza a conceder su importancia real y capital en el desarrollo híbrido del pop y el r&b desde un prisma tan comercial como lleno de elegancia que hoy copa las listas de éxitos. Un disco de debut así funciona como una potencial nota de suicidio, porque ni la gente más talentosa puede superar cositas así. Cierto es que tanto “Pure Shores”, canción incluida en la banda sonora de “La Playa” (“The Beach”, Danny Boyle, 2000) como “Black Coffee” fueron singles bastante majos, pero palidecían ante la locura de “I Know Where It’s At”, “Bootie Call” o los baladotes “War Of Nerves” y “Never Ever”. Tras algunas reuniones más bien fallidas, las hermanas Appleton, Shaznay Lewis y Melanie Blatt anunciaban disco de reunión para este próximo abril y presentaban “One Strike” como adelanto, un tema discretamente épico, moderadamente infeccioso, que no tiene la pegada de los éxitos de antaño pero que, a estas alturas, nos suena a auténtica crema. [David Martínez de la Haza]

 

 

Belly

belly

BELLY. ¿Alguien en la sala se acuerda de Belly? Encuadrados durante los 90 en el rock alternativo ubicado en Boston y expandido a la estela de Pixies, fueron tomados como la versión dulcificada (y también sucedánea por los más críticos) de The Breeders, a la sazón el otro grupo de su lideresa, Tanya Donelly (conocida igualmente por su labor en Throwing Muses). Pero, a pesar de las comparaciones, Belly logaron hacerse con su pedacito del pastel bostoniano gracias a trabajos como “Star” (Sire / Reprise, 1993). Su plan de retorno es sencillo: recuperar sensaciones en directo el próximo verano y preparar el terreno previamente mediante la publicación de varias piezas nuevas a partir de abril y en plataformas digitales. La resurrección de Belly servirá para recordar la relevancia de los actores secundarios de la escena norteamericana que discurrió en paralelo a la explosión grunge. [Jose A. Martínez]

 

 

Chucho

chucho

CHUCHO. Fernando Alfaro ha cultivado durante los últimos años una trayectoria en solitario y, en compañía de Los Alienistas, interesante a la par que sólida. También ha tenido tiempo de reactivar en directo en ocasiones puntuales a Surfin’ Bichos. Así que había llegado el momento de que retomara, de un modo u otro, el tercer vértice de su triángulo musical: Chucho, cuyo último álbum, “Koniec” (Sinnamon, 2004), colocó a la banda en la cúspide del panorama independiente patrio antes de introducirse en un silencio sólo roto en 2013 en una efímera ristra de conciertos. Su sucesor, “Los Años Luz” (I*M Records, 2016), se editará en abril, ha sido producido por el ubicuo Paco Loco y ya se puede catar un avance de su contenido: “Flores Sobre el Estiércol”, título visualmente poderoso que da paso a una peculiar combinación de rock perruno con briznas folclóricas-aflamencadas que presagia un disco enérgico y sorprendente. [Jose A. Martínez]

 

 

Guns N’ Roses

guns-n-roses

GUNS N’ ROSES. Ni siquiera los fans más acérrimos se lo podían creer: Guns N’ Roses regresarían en 2016 con su alineación clásica formada por Axl Rose, Slash y Duff McKagan. ¿Ya no había motivos para que se tiraran entre ellos los trastos a la cabeza? Quizá esa no era la pregunta, a juzgar por las palabras de su ex-compañero Chris Pitman, que ha declarado que el grupo vuelve por la pasta, única y exclusivamente. Sea como sea, el mismo Slash ha reconocido que están trabajando en varias canciones nuevas que sucederían a las que integraron el eternamente postergado y controvertido “Chinese Democracy” (Geffen, 2008). En tiempos de realities televisivos y sobreexposición virtual, esta noticia debería culminar en un producto audiovisual al estilo de “The Osbournes” o un “Celebrities” protagonizado por los Guns, pero en vez de eso encabezarán el cartel del Coachella 2016. En cuanto se suban al escenario, la distinción entre la auto-reivindicación, el auto-homenaje y la auto-parodia será muy confusa. [Jose A. Martínez]

 

 

No Hay Más Artículos

Send this to friend