Hay dos nuevas PS4 y dos nuevas Xbox One, pero… ¿merece la pena que te compres alguna?

PS4 Slim, Xbox One S, PS4 Pro, Xbox Scorpio… Cuatro nuevas consolas y una única pregunta: ¿qué aportan a sus anteriores versiones? ¿Merecen la pena?

 

Dos nuevas consolas están ya la venta, la PS4 Slim y la Xbox One S (que, a su vez, son evoluciones de la PS4 y la Xbox One). Y, para más inri, en un futuro más próximo que lejano están previstos los lanzamientos de las flamantes PS4 Pro y Xbox Scorpio… Lo que ha puesto una gran pregunta sobre la mesa: teniendo en cuenta que la nueva generación de consolas se lanzó a finales del año 2013, hace ahora tan sólo tres años, ¿significa esto que estamos entrando en una nueva era en la que se lanzarán más consolas en intervalos de tiempo menores? ¿Es esto una vil treta de Sony y Microsoft para sacarnos los cuartos?

La primera pregunta tiene una respuesta fundada. La segunda, no (porque, al fin y al cabo, ahí cada uno responderá lo que le dé la gana). La cuestión es que, por lo que parece, el mundo de las videoconsolas está a punto de marcarse un Apple pero con unos timings menos salvajes. No tendremos una nueva consola cada año, pero sí que pasaremos a un sistema en el que el lanzamiento de una consola se verá seguido de diferentes “versiones” que la mejorarán de alguna forma u otra y que impondrán al jugón el dilema de la renovación cada dos o tres nuevas “versiones” (a no ser que tenga un pastizal en el banco, claro, pero esa gente seguro que no está leyendo un medio como FPMag).

Esto ya existía con las versiones “slim” de la anterior generación. Pero, ojito, porque la cosa se complica. Y se complica cosa seria. Con la PS4 Slim y la Xbox One S en el mercado y con la PS4 Pro y la Xbox Scorpio perfilándose en el horizonte, nunca está de más hacer un alto en el camino y analizar: ¿qué ofrece cada nueva consola? Sólo así podrás determinar si te interesa hacerte con alguna de ellas o, quién sabe, a lo mejor decides que mejor esperar a la siguiente generación de videoconsolas… Porque, a este ritmo, seguro que las anuncian la semana que viene.

 

ps4-slim

PS4 SLIM. No hace falta andarse con rodeos: de entre todas las nuevas consolas, la PS4 Slim es la que menos novedades incorpora en relación a su “hermana mayor”. Pero, chicos, un momento, tranquilicémonos: para seguir sin rodeos, también es cierto que la PS4 mostró cierta superioridad con respecto a la Xbox One. Así que dejémoslo en tablas… Eso sí, la PS4 Slim es mucho más pequeña, más silenciosa y consume menos energía que la PS4. Además, viene con una revisión del Dualshock 4 que mejora algunos puntos del mando anterior que no acabaron de convencer a los jugones (la banda luminosa cambia de lugar, por ejemplo). Y, claro, como el resto de nuevas consolas, la PS4 Slim soporta tanto streaming como juegos en HDR. Pero eso, claro, es el nuevo estándar.

 

xbox-one-s

XBOX ONE S. Aquí es necesario volver a lo dicho al respecto de la PS4 Pro: sí, la Xbox One S incorpora un conjunto de novedades y mejoras muy superior; pero, también, la Xbox One fue sensiblemente inferior en potencia si se la comparaba con la PS4. Así que, de nuevo, empate técnico. Lo que ha de interesarte, sin embargo, es que la Xbox One S es más pequeña, más potente y con mejores “entrañas” que la Xbox One. El mando de la consola sigue siendo wireless, pero ahora su señal tiene un mayor alcance. Y la mayor novedad: además de abrazar el HDR, la consola trae incorporado un lector de Blu-Ray 4K. ¿Qué significa esto? Que podrás reproducir todos tus Blu-Rays con esta impactante resolución, aunque también podrás usar servicios de streaming en 4K como Netflix. Eso sí: ¿juegos en 4K? No. Todavía no. Sorry.

 

PS4 Pro

PS4 PRO. Aquí llega el gran cambio: la PS4 Pro será la primera videoconsola en aceptar juegos con una resolución en 4K. Y esto debe llevarnos a la gran pregunta: ¿significa esto que la PS4 quedará obsoleta y que dejará de recibir los mejores juegos porque estos irán directos a la Pro? Ni hablar: Sony ha prometido que ambas consolas recibirán exactamente los mismos juegos, aunque los de la Pro, evidentemente, tendrán mucho mejor pinta gráfica. ¿Dónde está entonces el truco del almendruco? En que, al final del día, los juegos de PS4 Pro se verán en unos 4K “re-escalados” a partir de la versión normal del juego, no en su versión nativa. Vamos, que es un poco una solución a medias… Aunque nadie duda que es una solución fardonísima que va a hacer que nuestros juegos se vean mucho mejor. Y acabamos con una buena noticia: la PS4 Pro se lanza el próximo 10 de noviembre. Ya sabes qué pedirle a los Reyes Magos.

 

Xbox Scorpio

XBOX SCORPIO. Aquí es donde Microsoft rompe la baraja. Porque, al fin y al cabo, y como ya se desprende del hecho de que la nueva consola se llame Xbox Scorpio y no Xbox One Scorpio, en este caso el salto cualitativo sí que va a ser espectacular (aunque, como en la PS4 Pro, Microsoft también ha prometido que los juegos serán los mismos que los de la One). Podríamos entrar en tecnicismos y en números y en especificaciones tecnológicas… Pero no hace falta. Lo único que te hace falta saber es que, aunque la Scorpio todavía está rodeada de misterio (porque, al fin y al cabo, se lanzará durante el año 2017), los datos que Microsoft ha puesto sobre la mesa son espectaculares y significará una impresionante mejora respecto a Xbox One. Muchos han empezado a especular, además, con la posibilidad de que Xbox Scorpio sea la única consola de la familia que explore la Realidad Virtual. Pero esto son rumores. Y como rumores se quedan.

 

No Hay Más Artículos

Send this to friend