Esta es la historia de cómo el destino fue llevando hacia un mismo punto a tres personas sin que ninguna de ellas lo supiese de antemano (lógico, si no ya no se llamaría destino… sería otra cosa cualquiera). Aunque en el fondo no hay nada de original en el asunto: como ya hemos escuchado y leído tantas y tantas veces acerca de cientos de bandas, sus miembros se conocen en la universidad, descubren que comparten la misma pasión por la música, tocan uno o varios instrumentos o tienen un proyecto de banda y deciden lanzarse a la aventura de convertir su afición en algo más serio. Pongamos en esa situación a Thao Nguyen (voz y guitarra) y los Thompson (ojo, no son parientes), Adam (bajo) y Willis (batería). De esa manera nació la formación, cuyo nombre inicial propuso un colega del grupo: Thao with The Get Down. Posteriormente, la propia Thao lo amplió al actual Thao with The Get Down Stay Down. Eso sí, ella como el burro: siempre delante para que no se espante. Hablando de esta chica… Quien la haya visto en fotografías o vídeos (si no, que los busque ahora) podría decir que este trío es un invento de Emma-Lee Moss (más conocida como Emmy The Great) para no sentirse tan sola como el año pasado, cuando se extendió como la pólvora por el mundillo indie su debut “First Love” (Close Harbour, 2009). Pues no, aunque nadie negará el cierto parecido físico entre ellas por sus rasgos asiáticos y las similitudes temáticas y estilísticas: folk pop, unas veces tirando a lo primero y otras (las más) a lo segundo.

Volviendo a la trayectoria de estos tres americanos (de San Francisco), hay que añadir que hace cinco años publicaron “Like The Linen” (Kill Rock Stars, 2005), su primera referencia. Es decir, a pesar de que no tengan por estas latitudes demasiada repercusión, no son ningunos novatos en el negocio, además de que cada uno de ellos trabaja en proyectos paralelos o en solitario (como es el caso de la propia Thao). Posiblemente esa sea la causa por la que tardó tanto en llegar “Know Better Learn Faster” (Kill Rock Stars / PopStock!, 2010). Un álbum de melodías vibrantes (incluso pegadizas) que alegran el día sólo con escucharlas. Eso sí, hay momentos en que las letras no acompañan ese brillo, con lo que se produce una especial dicotomía que consiste, por poner un ejemplo, en hablar del cabrón/a que te dejó hecha/o un trapo mientras sonríes o das brincos al ritmo de la canción. Lo que podría suceder (sin dar esos botes, más bien pequeños saltos) en “Know Better Learn Faster” o “Goodbye Good Luck” (ahí está: adiós y buena suerte). Por cierto, otras voces femeninas, muy en la línea de la de Thao, que revolotean sobre algunos de los temas del álbum: una es la de Feist, que parece colarse en la beatleliana “Cool Yourself” (alegato de optimismo ideal para borrar caras tristes), “When We Swam” (habría que probar a acompañarla con un videoclip colorista como el realizado para el “1, 2, 3, 4” de la pizpireta diva alternativa) o “Burn You Up”; y la otra… ¡la de Sheryl Crow! Matadme si queréis, pero “Body” y “Fixed It!” pasarían como singles de la Crow de hace quince años (cuando era soportable). Sobre todo la segunda, que vendría a ser una reinterpretación de la versión del “D’yer Mak’er” (mundialmente famosa gracias a Led Zeppelin) pergeñada por la ex de Lance Armstrong. Dicho esto, la comparación no tiene porque entenderse como un descalificativo… Para el final queda un tema, “Easy”, que se salta en parte los esquemas musicales por los que se mueve “Know Better Learn Faster” en su intento de acercarse, tímidamente, a algo parecido al electropop.

Todas las canciones que mencioné son, por decirlo de algún modo, las alegres. En medio de ellas también están los minutos de rigor de mayor pausa y calado. Pero creo que lo mejor es quedarse con la porción más sabrosa (y por extensión, la más positiva) del pastel de Thao with The Get Down Stay Down. Para eso hay una tecla en el reproductor que dice: “program”. Qué viejuno suena eso en tiempos de iPods, mp3’s y mp4’s…

No Hay Más Artículos

Send this to a friend