priests

¿DE DÓNDE SALEN? De Washington DC. Lo que podría llevarnos a pensar que este grupo, no sólo por su lugar de procedencia sino también por su denominación, está formado por varios hombretones devotos del punk, del hardcore o del post-hardcore que convirtieron a la capital de los Estados Unidos en centro neurálgico de la electricidad más combativa durante los 80 -gracias a Minor Threat o Henry Rollins– y los 90 -de la mano de The Dismemberment Plan o Fugazi-. Pero no: Priests -no confundir con The Priests, agrupación musical de sacerdotes católicos…- se componen de dos chicas y dos chicos que responden a los nombres de Katie Alice Greer -su enérgica e impetuosa front-woman-, Daniele Daniele, Taylor M y G.L. Jaguar, grandes amantes del post-punk y no wave ochenteros nacidos en Nueva York y del sonido encuadrado dentro de la etiqueta riot-grrrl noventera. Del primero de los géneros mencionados rescatan sus ritmos secos, espartanos y milimétricos, sus bajos punzantes y sus consistentes progresiones; y del segundo, las guitarras nerviosas y la intensa interpretación vocal que hace de Katie Alice firme candidata a ser elegida en el futuro líder de las chicas rockeras y reivindicativas venidas del otro lado del charco. El cuarteto condensó esta paleta estilística en una primera cassette grabada en el sótano de uno de sus miembros –“Tape 1” (2012)-, un posterior 7’’ editado en vinilo y versión digital –“Radiation / Personal Planes” (Sister Polygon Records, 2012) y su última referencia, “Tape Two” (Sister Polygon Records, 2013), otra cassette de distribución exclusiva en sus conciertos.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Como se deduce de su manera de trabajar y de encarar el negocio musical, Priests siguen fielmente los postulados del underground más recalcitrante, aunque más por necesidad que por capricho. Una actitud que se plasma automáticamente en unas composiciones -urgentes, directas, sin colorantes ni conservantes- que rememoran los modos de The Slits o The Raincoats, algo que se agradece en tiempos de revivalistas grupos prefabricados que pretenden recuperar el espíritu de aquellas bandas y su época. Esta sensación aumenta cuando se salta a la parte riot-grrrl de Priests y se constata que las soflamas escupidas por Katie Alice van en serio. Aquí no hay espacio para bromas ni juegos de niños. Según afirman algunos medios especializados norteamericanos, ese talante lo dejan absolutamente claro en sus incendiarios directos.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Una formación como Priests, inspirada en géneros tan determinados e influencias tan concretas, corre el peligro de no prosperar más allá de la duración de lo que se podría llamar su tributo / homenaje a una era pasada. Pero, volviendo a lo dicho anteriormente sobre su filosofía y personalidad, si son capaces de superar esa limitación poseen en su mano todas las armas para continuar la estela de Bikini Kill antes y Le Tigre en la actualidad -y, por extensión, Katie Alice Greer la de Kathleen Hanna– y alejarse de la artificiosidad de, por ejemplo, Chicks On Speed.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Post-punk femenino + no wave neoyorquino + Kathleen Hanna + riot grrrl = Priests

MÁS EN SU… Bandcamp y Tumblr.

ESCUCHA… su cassette “Tape Two”.

No Hay Más Artículos