survival-04

Le pegamos un último empujón al mes de enero con esta selección de diez canciones infalibles que Rodrigo Núñez selecciona para que sobrevivas hasta febrero.

 

A mí me gusta enero, que conste. Porque hace frío. Y odio el calor. Además, es un mes de lo más raruno: comienza, como cada año, con La Resaca. Dos o tres días de inactividad cerebral y, cuando ya te llega la sangre a la cabeza y vuelves a sentirte como una persona de bien, aparecen los Reyes de Oriente (¿pero no se había acabado la Navidad?) para traerte carbón y más resaca. Y, así, de cataclismo neuronal a cataclismo neuronal y tiro porque me toca, se ha pasado medio mes y no te has dado ni cuenta. Mal y tarde, decides que es el momento de arremangarse y comenzar esa lista de buenas prácticas que te habías propuesto para el nuevo año, pero ya ni recuerdas cuáles eran. Mientras tanto, tu cuenta bancaria llora en una esquina de tu habitación con un gran cartel de SOS, gimiendo desconsolada tras semanas de desatención: te encuentras en plena cuesta de enero, amigo.

Esa famosa cuesta que para los esclavos del fisco como yo (cada vez que alguien se da de alta como autónomo, en Moncloa descorchan una botella de champán) se acentúa en el peor momento. Declaración del IVA trimestral, el IVA anual y el IVA del puto siglo. Tu cuenta bancaria ya no llora. Está muerta. Ha pasado un mes y no has conseguido ni empezar a ser esa persona que visualizaste en diciembre. Es más, eres peor persona que el año anterior. No, si al final va a ser verdad que enero es una mierda.

Ahí va una lista de canciones que para mí refleja esa mezcla de confusión y rabia. Ideal para escuchar mientras te enfadas con el mundo y contigo mismo. Punk-rock guitarrero e indignado, apasionadamente adolescente. Nada de escapismo y ensoñación esta vez. Ha llegado la hora de rebelarse y despertar, que aún nos quedan once meses y muchas guerras que perder. ¡Porque somos más y más guapos! Mira que hasta me dan ganas de ir al Congreso y ocuparlo… si me quedara pasta para viajar hasta allí, claro. Vale, lo admito: enero sucks.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend