El Festival de cine de San Sebastián (o Donostia Zinemaldia) cumplía 60 años en esta edición que terminaba hace apenas unos días. Para conmemorar este aniversario, tuvimos ni más ni menos que cinco Premios Donostia (récord histórico desde que se instauró el galardón en 1986): Oliver Stone, John Travolta, Ewan McGregor, Dustin Hoffman y Tommy Lee Jones conformaron el quinteto de premiados este año. No sólo ellos se dejaron caer por Donosti; otras visitas destacadas fueron Alan Arkin y Ben Affleck (presentando “Argo“), Richard Gere y Susan Sarandon (con la inaugural “Arbitrage“), Barry Levinson (“The Bay“), Benicio del Toro (“Savages“), Fabrice Luchini y François Ozon (“Dans La Maison“), Isabelle Huppert (presentando “As Linhas De Torres“, pero también en el reparto de “Amour“), Monica Bellucci (“Rhino Season“), la simpar (“Venuto Al Mondo“) y Olivier Assasyas (“Après Mai“) con su pareja Mia Hansen-Love, que formaba parte del jurado y que nos encanta.

A pesar de una Sección Oficial discretamente irregular, pudimos disfrutar de varias joyas en las maratones cinéfilas diarias, tradicionales en un festival como este. Además, como suele ser habitual (un servidor repetía por tercera vez en Zinemaldia), el gran ambiente de cine que inunda toda la ciudad y un clima más que agradable invitan a volver año tras año. Si encima, entre película y película, puedes escaparte a darte un bañito en Zurriola, tomar un gin tonic de coco en Dickens (must absoluto), unos pintxos en Bergara, un pastel de arroz en Izar o unas ostras en Bernardo Etxea, o incluso darte el lujazo gourmet de comer en Akelare o Arzak, pues amigo, apaga y vámonos. Una gozada.

¿El palmarés? Pocas sorpresas; casi todo el mundo quedó contento. “Dans La Maison” fue la gran triunfadora, llevándose la Concha de Oro a la mejor película y el Premio del Jurado al mejor guión. “Blancanieves“, la otra gran favorita, que además representará a España como candidata a los Oscar, ganaba el Premio Especial del Jurado y la Concha de Plata a la mejor actriz para Macarena García (ex-aequo con la debutante Katie Coseni, protagonista de “Foxfire“). Fernando Trueba se hacía con el galardón al mejor directo con “El Artista y La Modelo“, y José Sacristán se llevaba la Concha de Plata al mejor actor con “El Muerto y Ser Feliz“. Otras galardonadas destacables fueron “Rhino Season” (mejor fotografía), “The Attack” (mención especial del jurado), “The Sessions” (Premio del Público, imponiéndose finalmente a Haneke) y “7 Cajas” (Premio de la Juventud).

Por cuestión de disponibilidad, no pudimos ver todo lo que nos hubiera gustado. Pero algo vimos, y queremos contárselo. Las micro-reseñas, cortitas y al pie, corren a cargo de un servidor y de nuestra compañera Bea González, gran cinéfila y mejor persona, que (ella sí) pudo marcarse un full festival.

.

7 CAJAS, de Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori [8]. A cambio de 100 dólares, Víctor aceptará transportar siete cajas cuyo contenido desconoce. La ópera prima de los directores paraguayos es un trepidante thriller de evidente inspiración asiática lleno de acción, comedia, persecuciones y personajes pintorescos. Una de las sorpresas del festival. [BG]

ALL APOLOGIES, de Emily Tang [6]. Un accidente de tráfico en el que muere un niño; la familia del fallecido exige al conductor culpable que le compense con otra vida. Pese a la presencia de los habituales resortes folletinescos del drama chino, “All Apologies” funciona gracias al naturalismo narrativo y al trazo sobrio y delicado que la directora imprime al film. [BG]

AMOUR, de Michael Haneke [9]. Brutal retrato de la descomposición de la vida y cómo afecta esto a nuestro alrededor. Maestro Haneke al relatar de forma casi elíptica el paso de la serenidad y la belleza a la podredumbre y la miseria. El viejo Trintignant en estado de gracia. Y espeluznante -en el mejor sentido posible- Emmanuelle Riva. Muchísima tela que cortar. [DM]

APRÈS MAI, de Olivier Assayas [5]. Jo, qué lejos queda “Finales De Agosto, Principios De Septiembre“. Un movidón sobre lo que resultó tras el mayo francés, con pentágono (más que triángulo) amoroso. Cuéntame, Assayas. ¿Evitable? Pse. Salvamos los primeros planos de esa muchacha llamada Lola Créton. [DM]

ARGO, de Ben Affleck [8]. Qué pulso. Affleck se confirma como un director más que interesante; “Argo” está, sobre todas las cosas, francamente bien narrada. Nada hacia sospechar que la historia del rescate de los diplomáticos americanos retenidos en Irán te pudiera mantener pegado a la silla de esa forma. Ojo que es oscarizable; si no, al tiempo. [DM]

DANS LA MAISON, de François Ozon [8,5]. Inteligentísima, brillante y francamente divertida comedia (¿comedia?) basada en la obra de Juan Mayorga. Fabrice Luchini (bravo) y Kristin Scott-Thomas haciendo casi de Woody Allen y Diane Keaton en sus mejores épocas. Y la Seigner como epítome maravilloso de MILF. Será un pequeño gran éxito. [DM]

DESPUÉS DE LUCÍA, de Michel Franco [7,5]. Tras la muerte de su madre, Alejandra sabe que lo único que su padre le pide es que todo vaya bien en el colegio. La merecidísima ganadora del premio Un Certain Regard del pasado Cannes es un estremecedor relato sobre el bullying, con un tramo final a la altura del mejor Haneke. [BG]

DÍAS DE PESCA, de Carlos Sorín [7]. Marco, ex alcohólico de 50 años, viaja a la Patagonia en busca de un hobbie: la pesca del tiburón. Una vez mas, Sorín hace lo que mejor sabe hacer, regalándonos otra “historia mínima”, pequeña, sencilla y entrañable, con un Alejandro Awada grande, enorme. Menos mal que nos queda Sorín, cuando tenemos ganas de Sorín. [BG]

EL IMPOSTOR, de Bart Layton [6,5]. ¿Qué lleva a una familia de Texas cuyo hijo adolescente lleva desaparecido varios años a aceptar que el joven francés que llama a su puerta es su vástago perdido? Tendrá que venir un detective jubilado a descubrir qué esconden en el jardín. El docu-thriller del año. El director insiste: no es un falso documental. [BG]

FOXFIRE, de Laurent Cantet [6]. Pequeña historieta que a ratos rezuma cierto aroma de telefilm (sin que eso tenga que ser necesariamente malo). Pero de Cantet esperábamos más. Agradable, a lo sumo. Las chicas protagonistas oscilan entre lo aplaudible y lo cargante. En resumen, ni chicha ni limoná. [DM]

LA SIRGA, de William Vega [7]. Tras el incendio de su aldea, la joven Alicia llega a La Sirga, una casa de huéspedes regentada por su tío Don Oscar. Paisajes apocalípticos en la Colombia más profunda, personajes silenciosos, viento y lluvia. Brillante debut del director colombiano dentro de una sección (Horizontes Latinos) que esconde sorpresas como esta. [BG]

NO, de Pablo Larraín [8]. Si con su anterior película, “Post-Morten“, Larraín nos transportaba a los días previos al golpe de estado chileno del 73 para contar una historia de terror, con “No” nos demuestra que otro cine político es posible. Divertida e inteligente y llena de imágenes de archivo que harán felices a los fans de la publicidad vintage. ¡Chile, la alegría ya está aquí! [BG]

POST TENEBRAS LUX, de Carlos Reygadas [10]. El pinche árbol de la vida. Pesadilla gloriosa de principio (esa tormenta) a fin (ese tormento). Imágenes grabadas a hierro incandescente en la memoria desde el momento en que sales del cine. Opresión, congoja y asombro: un deleite. No se la pierdan en Sitges, por Dios (y por el diablo -ya me entenderán-). Una maldita masterpieza. [DM]

SAVAGES, de Oliver Stone [4,5]. Travolta y Del Toro cumplen como tremendas caricaturas en esta historia de cultivadores de marihuana venidos a más, pero poco más. Forzada, tramposa y vacía. Al amigo Stone alguien tiene que decirle que rodar todo como un videoclip hace tiempo que dejó de tener gracia. [DM]

SILENT CITY, de Threes Anna [7,5]. Chica europea se establece por su cuenta en Tokyo para aprender las artes de un sensei culinario y allí se queda lost in translation. No huyan; aquí hay algo de miga. Sorprendentemente física y poética. Y atención a ella (Laurence Roothooft): ojos más que ojos. [DM]

THE ANGELS’ SHARE, de Ken Loach [7]. Glasgow, un grupo de condenados por diversos delitos a realizar trabajos en la comunidad. Highlands escocesas, una subasta de una barrica de whiskey muy especial. A pesar de las críticas no muy positivas que arrastraba desde Cannes, Loach nos trae una comedia social multigenérica tan divertida como inofensiva. [BG]

THE BAY, de Barry Levinson [6]. Debut en el cine de género del director de “Rain Man“. La apacible vida en un pueblecito costero se ve interrumpida por la repentina aparición de una extraña epidemia. Pronto sabremos que algo está creciendo dentro de sus habitantes. Entretenido film que hace un discutible uso y abuso del found footage. [BG]

THE SESSIONS, de Ben Lewin [7]. Sale William H. Macy, lo cual ya está bien. Historia pelín lacrimógena para flojos de corazón. Y flojos somos más: Premio del Público cantado; arrasó entre una audiencia entregada casi desde el primer fotograma. ¿Nueva nominación al Oscar para John Hawkes? Yo digo sí. [DM]

VENUTO AL MONDO, de Sergio Castellito [3]. El director de la brillante “Non Ti Muovere” nos regala, muy a su pesar, la mejor comedia del festival. Drama ambientado en la guerra de los Balcanes protagonizado por Penélope Cruz, que provocó no pocas risotadas, pataleos y silbidos durante el pase de prensa. A él le debemos también la frase del festival: “Kurt Cobain is dead”. [BG]

VICEVAERTEN, A CARETAKER’S TALE, de Katrine Wiedemann [7]. Una mezcla de “Rompiendo Las Olas” (no en vano, Von Trier es productor ejecutivo), “Nell” y Josef Fritzl. Tiene su aquel. Discretamente perturbadora; de esas en las que una sonrisa de estupor acaba congelándose en una mueca distorsionada. [DM]

No Hay Más Artículos