lapsus

Con el Lapsus 2015 a las puertas, charlamos con Albert Salinas para acabar de aclarar por qué este festival de música electrónica es una cita imprescindible.

 

Ya está todo preparado para el festival Lapsus 2015: el próximo sábado 11 de abril, el Teatre del CCCB (Barcelona) acogerá un festival de música electrónica que ha conseguido posicionarse como una de las citas más imprescindibles de la Ciudad Condal con tan sólo una edición a sus espaldas. ¡Pero qué edición! El año pasado, la buena gente de Lapsus (con experiencia probada al frente tanto de su discográfica Lapsus Records como de su programa Lapsus Radio) decidía que era el momento de sumar otro hermano más a su familia y se lanzaron a una de esas piscinas que, a primer vistazo, acojona por aquello de que no sabes si está medio lleno o medio vacía.

Pero para Albert SalinasCarles Guajardo y Albert Miralles no existe el miedo. Así lo demuestra que, de cara al Lapsus 2015, se hayan echo con un cartelón en el que conviven artistazos de la talla de Mouse on Mars, Moiré, Kyle Hall, Agorazein, Drömnu, Lost Twin, Patricia, Pedro Vian o Pye Corner Audio. La propuesta está bien clara: basta ya de victimismos y de falsa modestia. La escena de Barcelona y periferias y la escena patria no tienen nada que envidiarle a lo que viene de fuera, así que el cartel del festival Lapsus pone todo al mismo nivel a la hora de luchar por un bien común final: el hedonismo musical puro y duro. De todo esto y más hablo con Albert Salinas (al que, por cierto, tampoco hay que perder de vista con su apodo Wooky)…

 

Con Lapsus tenéis tantos proyectos (Lapsus Records, Lapsus Radio…) que bien parece que llevéis años sembrando el terreno hacia el festival… ¿Cómo fue el proceso hasta que dijisteis “¡vamos a lanzarnos a la piscina!”? Decidimos celebrar el décimo aniversario del proyecto Lapsus con una fiesta. Queríamos hacer algo muy especial y, al final, con la tontería, acabó tomando forma de festival en un marco incomparable como es el del Teatre del CCCB. Y, en vistas de la acogida que tuvo el evento el año pasado, hemos decidido darle continuidad.

Entones, ¿cómo se relaciona (y retroalimenta) el festival con el resto de proyectos de Lapsus? Lapsus es un proyecto multidisciplinar con tres áreas de actividad complementarias (Lapsus Radio, Lapsus Records y Lapsus Festival) que se interrelacionan entre sí todo el tiempo. De hecho, Lapsus Radio (cada sábado de 20:00 a 21:00 horas en Radio 3) es un pequeño festival en sí mismo cada semana, ya que para cada programa concertamos entrevistas y actuaciones en directo desde los estudios de Radio 3, lo que nos permite ponernos en contacto directo con los principales representantes de la escena electrónica nacional e internacional para darles voz. Este hecho nos ayuda (y obliga) a estar muy al día de lo que ocurre semana tras semana en la esfera de las músicas electrónicas. Esta generación constante de contenidos acaba afectando a nuestras otras dos áreas de actividad de manera natural.

Tal y como está el panorama, ¿no era un poco locura meterse en un proyecto como este? ¿A nivel económico te refieres? Sí, desde luego (risas).

Y no sólo económico… Que el Lapsus se celebre en una ciudad como Barcelona, con la escena que tiene, sí, pero también con la coyuntura política de ayudas culturales y demás que no es demasiado amigable, ¿cómo ha influido en el festival? Vivimos un momento de efervescencia creativa nunca vista en este país, con propuestas de una calidad absolutamente espectacular que, desgraciadamente, pasan desapercibidas para la inmensa mayoría. El problema quizás sea el de siempre: que no nos lo acabamos de creer y, como no nos lo creemos, no apostamos lo suficiente. Pero si desde Lapsus podemos contribuir humildemente a que este torrente creativo se interrelacione, crezca aún más y se acabe consolidando, pues ¡objetivo cumplido! El tema de la coyuntura política y las “facilidades” de la Administración en materia de cultura -porque no olvidemos que estamos hablando de cultura- es para darle de comer a parte. Daría para un libro entero. Pero, sinceramente, no merece la pena…

albert-salinas

Albert Salinas (aka Wooky)

¿Cuáles han sido los principales escollos a superar hasta conseguir que se haga realidad un festival como el Lapsus? Pues muchísimos. No te lo puedes llegar a imaginar (risas). Desde la financiación del evento hasta las negociaciones con los artistas, sus queridos managers y sus agendas imposibles; pasando por toda clase de sorpresas inesperadas que, para más inri, suelen concentrarse durante el desarrollo del festival. Pero la ilusión nos puede, y el resultado final es tan gratificante que merece muchísimo la pena el esfuerzo.

Si tuvierais que definir la filosofía y objetivo del festival Lapsus en un único párrafo, ¿qué diríais? Nuestra prioridad es procurar que la experiencia de ver música en vivo sea lo más confortable y satisfactoria posible para el espectador, quien encontrará propuestas musicales nacionales e internacionales más o menos desconocidas pero de muchísima calidad –al menos, bajo nuestro criterio- en un entorno cómodo, sin prisas y sin aglomeraciones.

¿Cuál es la posición que ocupa el Lapsus en la escena festivalera barcelonesa? Barcelona cuenta con una programación musical electrónica permanente y de muchísima calidad. Pero, aún y eso, hay una cantidad ingente de propuestas de calidad en el mercado y una demanda creciente interesada en este tipo de sonidos. Cada festival de la ciudad tiene una personalidad muy marcada y cada uno tiene un área de acción bien definida, con lo que no hacemos más que complementarnos los unos a los otros.

¿Y qué posición crees que ocupa respecto a la escena electrónica en general? Buscamos un equilibrio, sin miedo, entre propuestas nacionales e internacionales. No es que estemos al mismo nivel de según qué artistas de según qué país, no; en muchos casos, el nivel demostrado en España es muy superior al de muchas propuestas extranjeras que se nos venden con calzador. Como te comentaba antes: haremos todo lo que esté en nuestras manos para dar a conocer este otro tipo de propuestas.

Antes hablábamos de la escena electrónica barcelonesa… ¿Realmente existe o es algo creado por la prensa o desde fuera? Depende de lo que se quiera entender por escena. Si partimos del antiguo concepto de “un grupo de personas haciendo un sonido similar en un mismo punto geográfico”, definitivamente no hay escena en Barcelona. Pero si por escena entendemos a un colectivo de gente de un mismo lugar -y alrededores- creando músicas electrónicas en general, sin etiquetas restrictivas, entonces la nuestra sería una de las escenas más punteras del planeta hoy en día, sin duda.

¿Cuál dirías que fue el mayor logro de la primera edición del Lapsus? El principal logro fue que se acabase llevando a cabo (risas). La verdad es que, desde que celebramos el festival, han sucedido toda una serie de acontecimientos absolutamente inesperados y tremendamente gratificantes, como nuestro desembarco en Radio 3, la selección de nuestro pequeño documental acerca de Lapsus Festival en la programación oficial del festival In-Edit, o la mención que hizo de nosotros la prestigiosa revista The Wire.

¿Y cuál fue la lección que aprendisteis el año pasado y que cambiaréis en esta nueva edición? Hay diferencias sustantivas con respecto a nuestra primera edición. Por ejemplo, hemos suprimido la jornada inaugural, dado que por aquel entonces surgió la necesidad de presentarnos, de dar la bienvenida a todo el mundo con una actuación de excepción como fue la de Christian Fennesz con el estreno mundial en directo de su último trabajo; una actuación de carácter contemplativo con las gradas del Teatre del CCCB extendidas que sirvió de antesala para la jornada posterior, de carácter más lúdico-festivo y con el Teatre desprovisto de gradas. Para esta edición, en cambio, hemos decidido prescindir de la jornada inaugural, si bien no descartamos volver a habilitar las gradas del Teatre más adelante cuando la ocasión así lo requiera. También hemos habilitado un nuevo escenario en el vestíbulo del edificio para dotar de calidez a un espacio que será, a su vez, un área de descanso.

kyle-hall

Kyle Hall: el imperdible de Lapsus 2015

¿Qué es lo que la gente no debería perderse en este Lapsus 2015? Les recomendaríamos que, ante la duda, se dejen llevar. Hemos planteado el cartel y la configuración horaria como si de una sesión de dj se tratase, con una intensidad creciente y propuestas muy interesantes ya desde buen principio. Si se quiere entrar en detalles, recomiendo echar un vistazo a nuestra web (lapsusfestival.cat), donde encontrarán información extensa de todas y cada una de las propuestas; y a partir de aquí, que decidan por ellos mismos. Eso sí, lo que de ninguna manera hay que dejar escapar es el fin de fiesta que el estadounidense Kyle Hall nos tiene preparado.

¿Cómo veis el festival de aquí a diez años? Pues ahí, dándolo todo.

Sin pensarlo demasiado: ¿cuáles son los tres artistas que os encantaría ver pasar por futuras ediciones del Lapsus? ¿KLF, Cocteau Twins y Boards of Canada? Por soñar que no quede, tú.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend