alondra

RESOLUTIONS / Alondra Bentley [75%]. Si otras cantautoras patrias de origen folk-pop se inclinaron por electrificar su discurso para salir de su zona de confort y acabar vistiendo ropajes (soft)rockeros, Alondra Bentley tomó una decisión diferente: cambiar el formato acústico por un pop elegante y sugerente que le sienta como anillo al dedo. Porque en Resolutions (Gran Derby, 2015), su cuarto álbum, la hispano-británica expone, por un lado, que su estilo tenía recorrido suficiente para ir más allá del manido y encorsetado concepto folkie gracias a unas cualidades artísticas sólidas y expansivas; y, por otro, constata que sabe elegir cuál es la dirección correcta a seguir. Aunque ha tenido un buen guía para lograrlo: Matthew E. Sweet, productor del disco que se la llevó a su estudio en Richmond (Virginia) y la rodeó de sus músicos habituales para propiciar el viraje sonoro descrito.

Con todo, no caigamos en el error de desviar la atención sobre los méritos de Alondra en “Resolutions”. En realidad, nuestra protagonista ya demostró a lo largo de su discografía su gusto por enriquecer sus composiciones con arreglos delicados y detallistas, aunque en este álbum revoluciona la tarea hasta transformar su nuevo trabajo en una caja de sorpresas por las novedades que ofrece desde su comienzo: las texturas sintéticas y minimalistas de “Pegasus” bastan para cerciorarnos de que escuchamos a una Alondra diferente… pero, a la vez, tan suave e hipnótica como siempre, con su espléndida voz llevando el bastón de mando. Este contraste entre formas renovadas y fondo reconocible se extiende a todo el LP, por lo que en determinados momentos resulta extraño comprobar cómo vienen a la cabeza escenas imaginarias en las que Alondra se pone al frente de Fleetwood Mac en “What Will You Dream” y “Our Word” o se transmuta en una Lykke Li más cálida y menos melodramática en “Effort And Joy”.

“Resolutions” no es sólo el reflejo del cambio estilístico de Alondra Bentley, sino también un punto de inflexión hacia la probable exploración de nuevos territorios sonoros.

Del mismo modo, es fácil pensar que el influjo de Matthew E. Sweet provocó que Alondra se arrimara al pop AOR de los 70 con alma country y soul de su amiga y apadrinada Natalie Prass en piezas como “Remedy”, “Mid September” y “When I Get Back Home”. Sin embargo, tanto esta analogía como las anteriores no diluyen la identificable fragancia personal de Alondra, la cual se torna solemne y enigmática en “The News” y estalla en una bella melodía decorada con cuerdas arrebatadoras en “Sweet Susie”, una de las cumbres (emocionales) del lote.

“Resolutions” no es sólo el reflejo del cambio estilístico de una compositora audaz, sino también el punto de inflexión de Alondra Bentley hacia la probable exploración de nuevos territorios sonoros. Una acción de la cual, seguro, saldría airosa.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend