El próximo disco de La Bien Querida se titula “Fuego”… y solo como fuego ardiente podemos calificar estos dos nuevos temas de la artista.

 

Ana Fernández-Villaverde, La Bien Querida, le ha cogido el gusto a sorprendernos. Bueno, a estas alturas, no es ninguna novedad afirmarlo, ya que a lo largo de su discografía ha realizado varios virajes estilísticos que, aun resultando acertados, cogieron con el pie cambiado a muchos de sus seguidores. Aunque durante la última semana ha llevado un paso más allá ese sano hábito al mostrar dos caras sonoras tan inesperadas como deslumbrantes. Vamos, que La Bien Querida está on fire… Y no lo decimos porque su próximo disco se titule precisamente “Fuego” (Elefant, 2017).

Pero no nos adelantemos… Antes debemos recordar la primera prueba que certificó -por si alguien lo dudaba- la audacia de La Bien Querida para refrescar y renovar su discurso musical: su apoteósica colaboración con Vitalic en “Tu Conmigo”, tema al que prestó letra y voz por expreso deseo del productor y dj galo y que generó un positivo revuelo debido a la brillante resolución de la alianza establecida. El alumbramiento de esta canción -y, ahora sí, entramos en materia- coincidió en el tiempo con el anuncio de “Fuego”, quinto álbum de La Bien Querida que verá la luz el 6 de octubre. Un detalle que nos empujó a intuir que, si su inmersión sin complejos en la electrónica más cadenciosa y melódica resultó tan satisfactoria, podría seguir explorando esa vía sintética de un modo u otro.

 

 

Lo que no esperábamos (una vez más) es que uno de los adelantos de “Fuego”, “7 Días Juntos”, cruzara el territorio electrónico montado sobre una combinación de cumbia sugerente y dub trenzado con una línea de bajo absolutamente magnética (en la producción, David Rodríguez pone la bala donde pone el ojo) que eleva una lírica romántica marca de la casa: encantadora pero con un poso agridulce, como si fuese imposible que en el universo de la bilbaína el amor triunfe sin obstáculos. La guinda del pastel la coloca en el tramo final Joan Miquel Oliver ofreciendo versos trasladados al español de “Dins un Avió de Paper”, que encajan de maravilla en el conjunto.

Mención aparte merece el videoclip de “7 Días Juntos” dirigido por Juanma Carrillo (autor de la tríada audiovisual que complementó el anterior álbum de La Bien Querida, “Premeditación, Nocturnidad y Alevosía” -Elefant, 2015-), en el que Ana Fernández-Villaverde exhibe su lado más sensual haciendo eses de amor entre movimientos sinuosos y coreografías juguetonas con desenlace festivo.

Con todo estos ingredientes bien agitados y perfectamente dispuestos, queda claro que La Bien Querida ha sabido evitar el riesgo de que su fórmula, ya fuera más tradicional o más moderna -evolucionando del pop aflamencado y la canción melódica al synth / kraut pop-, se acabara agotando zambulléndose de lleno en los ritmos latinos. Aunque el reverso de “7 Días Juntos”, la suntuosa “Dinamita”, con su elegante melancolía y minimalista armazón, construido con las cuerdas (primero, casi arabescas; luego, desgarradoras; al final, reconfortantes) de Jordi Montero y el bajo de Laura Antolín (Doble Pletina), abre la ventana a La Bien Querida que conecta con su pasado pero que, en realidad, no deja de encarar su presente con osadía. De hecho, ella misma lo sugiere a través de unas palabras que funcionan como una declaración de sus actuales intenciones.

 

 

“7 Días Juntos” y “Dinamita” son, por ahora, sólo dos de las llamas de este “Fuego”. Aún quedan por resolver varios misterios que guarda en su interior (como un confirmado dueto con J de Los Planetas en clave de rumba y las conexiones de Ana con Lucio Battisti, OMD o Lana del Rey) y falta desvelar su majestuosa portada… “Fuego”, al igual que La Bien Querida, es toda una caja de sorpresas.

Más información en el Facebook de La Bien Querida.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend