Lo cierto es que, en esa tendencia que tenemos en estos lares al “nadie es profeta en su tierra“, solemos compararnos con otros lugares y lloriquear con demasiada frecuencia por lo difícil que es hablar de una cantera fuerte de valores comiqueros en España. Olvidamos que uno de los medios más importantes de este país es precisamente “El Jueves“, revista en la que los cómics son la espina dorsal básica y que ha servido y sigue sirviendo de laboratorio de experimentación para todo un conjunto de valores artísticos que han sabido perfeccionar su estilo en un medio tan libre como este. Acotar la importancia de Paco Alcázar a “El Jueves“, sin embargo, resultaría corto de miras: está claro que su Silvio José ha conseguido convertirse en una figura icónica en el panorama español, pero lo cierto es que la carrera de Alcázar es de largo recorrido. Empezó a principios de los 90 con el humor salvaje de sus primeras historietas, y de hecho nunca ha abandonado ese humor a la hora de encarar una carrera que le llevó a fundar la revista “Recto” junto a Miguel B. Núñez. Ha publicado en múlitiples cabeceras (“Rolling Stone“, “Rockdelux“, “Cinemanía“) y hace un par de temporadas nos dejó literalmente boquiabiertos con su sublime novela gráfica “El Manual de Mi Mente“, donde se demostró valedor de un universo personal fascinante y laberínticamente estimulante. Ahora, aprovechando la recopilación “SIlvio José, Faraón” (de la mano de Astiberri), no podemos dejar pasar la oportunidad de pedirle a Paco que nos recomiende un par de lecturas.

Paco Alcázar recomienda…No Cambies Nunca” (Astiberri), de David Sánchez, y “La Teoría del Arte Versus la Señora Goldgruber” (Sins Entido) de Nicolas Mahler. “El libro de David Sánchez es su segundo álbum tras el fantástico “Tú me has matado“, y yo creo que es un firme paso adelante en su carrera. En esta ocasión, lleva al lector a un mundo mucho más personal y yo casi que diría que secreto. La sensación que me produjo el libro fue la de enfrentarme a una especie de puzzle misterioso, surreal e hipnótico. Muy recomendable. El libro de Mahler, por su parte, es uno de los tebeos más divertidos que he leído en mucho tiempo. Es un conjunto de historias cortas que tratan diversos episodios autobiográficos relacionados más o menos con el papel del cómic en el mundo del arte. Aparte de que resulta fácil para cualquier dibujante verse reflejado en muchas de las cosas que cuenta, Mahler crea un personaje (él mismo) y un universo a su alrededor increíblemente graciosos y de paso, plantea reflexiones interesantes sobre esta cosa tan rara que son los tebeos.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend