zoolander-2

“Zoolander 2” es la protagonista absoluta de los estrenos de cartelera de esta semana… Pero no estaría de más echarle un vistazo a “El Botón de Nácar”.

 

Tanto hemos hablado en los últimos meses de “Zoolander 2” que, la verdad, ahora que por fin va a aterrizar entre nosotros, uno no sabe cómo tomárselo: ¿hacemos caso a los que ya han visto la película protagonizada y dirigida por Ben Stiller y que dicen que es una santísima mierda? ¿Nos fiamos más bien de las buenas vibraciones que desprende todo el tinglado? ¿Nos dejamos llevar por el raudal caudaloso de cameos y participaciones estelares? ¿O más bien sucumbimos a la sensación de que lo mejor ya lo hemos visto en los trailers (como el que hace bien poquito revelaba el psicotrónico papel de Kristen Wiig en la película)?

Lo único que no hay que hacer es dejarse llevar por el desánimo de que Penélope Cruz bien podría cargarse otra película con buen potencial con su aborrecible colección de mohines… Por todo lo demás, se impone ir al cine con la mente limpia y sin expectativas, dispuestos a disfrutar como si no hubiera un mañana del regreso de dos personajes que ya son icono de los tiempos modernos como Derek Zoolander y su amigote Hansel McDonald. Y, si hay que cargársela, pues nos la cargamos, pero seguro que por el camino hemos soltado alguna carcajada que otra haciendo leña del árbol caído del mundillo de la moda.

En otra tesitura completamente diferente, no estaría de más intentar que “El Botón De Nacar” no pasara desapercibida. Al fin y al cabo, el documental de Patricio Guzmán fue galardonado como Mejor Guión en el último Festival de Berlín. Siendo esta la continuación del celebrado “Nostalgia de la Luz“, no podíamos esperar otra cosa que una abstracción absoluta que parte del agua de las costas de Chile y acaba metiéndose hasta las trancas en la historia del propio país. No es cosa de risa como “Zoolander 2“, pero es que el mundo no siempre es cosa de risa, chavales.

No Hay Más Artículos