the-purge

Ya es oficial: el verano está entre nosotros, y con él llegan las semanas de calma chicha absoluta en la cartelera. Como la que nos toca descorchar este viernes, por ejemplo. Esnobistas del mundo, descansad una semana (o recurrid a estrenos de las anteriores). Blockbusteristas del mundo, descansad también una semana (o volver a visitar los grandes estrenos de los últimos tiempos). Al resto, ¿no os apetece un guilty pleasures de esos que después te provocan vergüenza a la hora de admitir en tus círculos sociales que has visto en el cine? ¿Que has pagado por ello? El placer culpable en cuestión es “The Purge. La Noche de las Bestias“, un film que viene avalado por haber sido número uno en la taquilla estadounidense (como si eso fuera aval de algo, vamos) pero que, sobre todo, puede petarlo también en España gracias a su jugoso punto de partida: ante la insostenible situación de unas cárceles más a petar que los encierros de San Fermín, el gobierno decide que, una noche al año, durante doce horas no hay ley que valga. La policia pierde toda capacidad de acción y los hospitales pasan de ser “cero operativos” a ser “vete de aquí o te matamos nosotros mismos”. Ante semejante percal, “The Purge. La Noche de las Bestias” (ni idea de dónde sale la coletilla del título en español, inexistente en el original) sigue a la familia formada por Ethan Hawke, Lena Headey y sus hijos, que deben plantearse cómo acabar con los criminales que se plantan en su casa sin acabar siendo ellos mismos unos criminales mismos. O unos asesinos. O algo que no les deje vivir con su conciencia durante el resto de sus vidas puramente white trash. ¿Pinta bien o no este guilty pleasure puramente veraniego? Pero ya sabes, si pasas por taquilla, después no lo admitas delante de tus amigos.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend