Voy a dejar claro desde el principio de este texto una cosa: Tim Burton lleva mucho tiempo en horas bajas y eso no tiene pinta de cambiar ni con la revisión de su clásico “Frankenweenie” ahora en 3D; y Juan Antonio Bayona no va a necesitar ninguna recomendación para que la gente acuda a ver su “Lo Imposible” en tropel… Por eso mi única recomendación de la semana va para “Cosmopolis“, que se presentó precisamente hace unos días en el Festival de Sitges. Allá dejó la sensación de que es una película “difícil”, incluso de que es un film que no vas a disfrutar para nada… Pero eso no quita que David Cronenberg siga siendo un director que hay que ver haga lo que haga, puesto que sus películas siempre dejan sueltos hilos de los que estirar para descubrir fascinantes y nuevas propuestas. En este caso, y contrariamente a lo que parece en el trailer, “Cosmopolis” no es una peli de acción: es un film hablado por completo, hasta la extenuación, con unos diálogos que giran en torno a socio-política, economía e incluso ontología a una velocidad de vértigo mientras el mundo parece desmoranarse alrededor del interior de esa limousina que es el feudo particular de Robert Pattinson. Sí, has leído bien: Pattinson en una peli de Cronenberg. Sólo por eso, merece la pena darle una oportunidad a “Cosmopolis“.

No Hay Más Artículos