the-babadook

Entre los Globos de Oro y los Oscars, la cartelera siempre se atiborra de títulos que “hay que ver”… Pero ninguno hay que verlo tanto como “Babadook”.

 

Esta semana, y como corresponde a ese tiempo de descuento que va desde los Globos de Oro hasta los Oscars, la cartalera se llena de estrenos que te dejan completamente indeciso: ¿quieres verlos realmente? ¿O si no vinieran con tanto bombo y tanto platillo les prestarías un mínimo de atención? Casos como “La Teoría del Todo” (que puede que lo de Eddie Redmayne haciendo de Stephen Hawking sea tremendo, pero la cinta tiene pinta de zancocho total), “Siempre Alice” (¿Si no lo interpretara Julianne Moore lo tacharíamos de telefilme por lo tremendista de su argumento?) o “Somos lo que Somos” (que no podía llegar más tarde a nuestro país) van a tener a todo el mundo preguntándose: ¿que sí? ¿Que no? ¿Que caiga un chaparrón?

Por suerte, siempre hay estreno incontestables, y “Babadook” (originalmente, “The Babadook“, por lo que no entiendo eso de quitarle el “the“) es uno de ellos. La película de Jennifer Kent partió la pana en la última edición del Festival de Sitges, donde muchos fuimos los que nos rendimos completamente ante las excelencias de un film que sabe capturar a la perfección algo que en el último cine de terror se ha perdido en pos de la espectacularidad adrenalínica: la construcción de historias y personajes que realmente aterroricen psicológicamente por mucho que partan de una ficción visible y gozosa. Lo dije en su momento y lo repito ahora: “The Babadook” tiene madera para convertirse en una nueva (por ejemplo) “The Ring“. Denle ustedes el tiempo que se merece.

A medio camino entre la duda mencionada en el primer párrafo de este post y la incontestabilidad del segundo, “Whiplash” llega a nuestras pantallas grandes marcada a fuego por el estigma de ser “esa peli en la que J.K. Simmons hace de profe cabrón que lleva a sus alumnos de música hasta la locura”. Y esto es bueno porque por lo menos a mi me parece una excusa muy fetén para ver la película de Damien Chazelle; pero también es malo porque, a ver, ¿alguien ha visto alguna crítica ultra positiva de la cinta? Pues eso.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend