Que sí. Que vale. Que bueno. Que el estreno destacado de la semana sólo podía ser uno: “El Caballero Oscuro. La Leyenda Renace“… Pero que vaya por delante que no soy yo muy fan de la saga de Christopher Nolan básicamente porque es la culpable de que me hiciera consciente de mis propios límites con el cine de acción: las dos primeras partes me apasionaron en su primer tramo, hasta descubrir que, pasada la hora y media, mi atención decaía hasta límites insospechados. Vamos, que mi techo con el cine de acción es la hora y media: puedo pasarme tres horas con una peli en la que no pasa absolutamente, pero no con una en la que pasan tantas cosas y siempre desbordantes. Más allá de esta introducción egomaníaca to the max, vamos a lo que vamos: “El Caballero Oscuro. La Leyenda Renace” cierra la trilogía de Batman con una trama que gira en torno al supervillano Bane (encarnado por Tom Hardy) y que, según se dice por ahí, va a ser la entrega más oscura de todas. Pero, ya se sabe, esto siempre se dice en todas las sagas para vender el film que se acaba de estrenar.

Y como ya he dicho lo que he dicho, propongo una alternativa para todos aquellos a los que “El Caballero Oscuro. La Leyenda Renace” ni las vaya ni les venga. Se trata de “El Irlandés“: una comedia policial al servicio de dos actorazos como Brendan Gleeson y Don Cheadle, encarnando el primero a un sargento irlandés desencantado de la vida que pasa sus días en el pub y el segundo a un eficiente oficial americano que invade el espacio del primero para ocuparse de un caso de drogas. Sinceramente, a mi me pinta fetén.

[Raül De Tena]

No Hay Más Artículos