birdman

Nuestra cartelera de la semana destaca “Birdman (o La Inesperada Virtud de la Ignorancia”… porque parece diseñada para convencer a los Iñárritu-fóbicos.

 

Tengo que reconocer que Alejandro González Iñárritu se ha ganado a pulso mi aborrecimiento: su tendencia a facturar películas excesivas (pero excesivas mal, no en el plan excesivo bien de Von Trier) consiguió que mi inconsciente huyera sistemáticamente de cualquier cinta firmada por este hombre… Pero con “Birdman (o La Inesperada Virtud de la Ignorancia)” algo cambió. Tuve que tragarme el trailer quisiera o no justo antes de otra película que estaba a punto de ver en el cine, y lo jodido es que ese mismo trailer consiguió que me debatiera candorosamente entre las ganas de soltar algún bufido típico anti-Iñárritu y otras ganas de muy diferente índole: la de ver el film en cuestión.

Y es que, al fin y al cabo, “Birdman (o La Inesperada Virtud de la Ignorancia)” parece inteligentemente diseñada para 1. Derribar las barreras de gente como yo que ha sido entrenada para odiar a Iñárritu y 2. Hacer olvidar al resto que la repetición hasta la extenuación de las mismas fórmulas de este director no han funcionado últimamente en taquilla tan bien como se suponía. También es cierto que “Birdman (o La Inesperada Virtud de la Ignorancia)” es una cinta que probablemente hubiera brillado más hace unos años, cuando la revisión de la figura del super-héroe estaba llevándose hacia horizontes novedosos como los de “Kick-Ass” o “Super“. Pero, aun así, ¿no podría ser que este acercamiento existencial a un superhéroe ajado y desfasado fuera la coda definitiva a aquellas exploraciones? Habrá que verlo.

 

Eso sí, si hay alguien a quien ni lo dicho más arriba le obliga a superar su Iñárritu-fobia, siempre puede recurrir a otros estrenos de la semana como “Corazones de Acero“, uno de esos dramones bélicos que siempre vienen bien ya sea por abordar una realidad histórica interesante (finales de la Segunda Guerra Mundial, un tanque norteamericano infiltrándose en zona europea) o por su cast repleto de maramazos bien machotes (Brad Pitt, Shia LaBoeuf y Logan Lerman, en este caso)… Seguro que no nos cambia la vida, pero a lo mejor tampoco nos la destroza. Y eso es algo que no puedo decir de “Birdman (o La Inesperada Virtud de la Ignorancia)“.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend