No cometáis el mismo error que hemos cometido en la redacción de FPM… A Chico Trópico le bastó una edición, la del año pasado, para marcar a fuego en nuestra mente que esto es una cita ineludible. Una de las importantes del calendario. Y tan a fuego lo marcaron que, por lo menos nosotros, ya lo teníamos emplazado cronológicamente como la mejor forma de sobrellevar la vuelta al cole en septiembre. ¡Ni hablar! Y lo jodido es que nos lo podríamos haber imaginado, porque lo que vamos a decir a continuación tiene mucho sentido: este año, Chico Trópico mueve sus fechas para coincidir con la época más idonea para su propuesta. Que, para los más despistados (y echando mano de la nota de prensa), es una propuesta con unas definidísimas coordenadas: “Espítritu lúdico, compromiso con las músicas populares y tropicales de Latinoamérica y su encuentro con la experimentación sonora, psicodelia, irreverencia, nuevos caminos de la música tropical“. Así que enmendémonos esta vez no para los despistados, sino para todos: las nuevas fechas del Chico Trópico serán los días 30 de junio y 1 de julio en Casa de América.

El jueves 30 de junio, nadie debería dudar ni un segundo a la hora de iniciar la aventura chicotrópica con tres actuaciones de altura: al habitual Meneo y su tropicalismo rebajadísimo de bits hay que sumarle la sesión de Caballito djs y, sobre todo, el concierto de un colectivo de Brooklyn en el que se amontona la experiencia de músicos franceses, estadounidenses, venezolanos y mexicanos… Lo que viene a significar que, sobre el escenario, lo de Chicha Libre (en la foto) va a ser canela fina, señores. Un perfecto cóctel de presentación para lo que vendrá el viernes 1 de julio, con puntales de interés tan elevados como El Órgano que Habla de Ernesto Hill Olvera (proyecto en el que el artista hace suya la tradición del mexicano Igor Stepanenko, en la que el órgano habla… literalmente), la ración de cumbia calentita de la mano del Frente Cumbiero, la fusión del folklore argentino y las técnicas digitales de producción que llevan al límite las composiciones de Tremor y, para cerrar, un fin de fiesta que más que fiesta hará que utilicemos la palabra fiestón gracias al arte en los platos de Sudacateca djs. Ya lo decíamos el año pasado: el tropicalismo es para modernos… lo de Chico Trópico es para entendidos con ganas de pasarlo bien. ¿En qué bando te posicionas?

ESTO SI ES SABOR-CHICO TROPICO 2011 from Caballito on Vimeo.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend