El Citroën C4 Cactus ha empezado a extender el #efectoMadeinSpain por todo el mundo: japos cocinando paella, británicos comiendo churros… ¡Lo nunca visto!

 

El orgullo patrio es una cosa muy compleja: de entrada, y si cualquiera nos pregunta, no es algo que saquemos a relucir ni mucho menos… Pero, ojo, que basta el mínimo halago (o, por el contrario, la mínima ofensa) para que ese orgullo salga a relucir y nos inflemos como un globo aerostático. Eso es así. No podemos evitarlo. Porque, aunque a veces nos parezca lo contrario y tengamos tendencia a considerarnos un país de pandereta, también es cierto que de España salen cosas muy tremendas. Tan tremendas, por ejemplo, como el Citroën C4 Cactus.

Así que dejémonos de tontadas y, por una vez, ¡estemos orgullosos! No todos los días podemos fardar de que de nuestro país salga uno de los coches más impactantes que se recuerdan en los últimos tiempos. ¿O es que todavía no te has dejado sorprender por el diseño tan futurista y forward thinking del Citroën C4 Cactus? Si no lo has hecho, lo vas a hacer cuando te topes con la nueva campaña del vehículo, ya que es realmente divertida y propone precisamente que estemos orgullosos de que, con cada Citroën C4 Cactus que sale fuera de nuestras fronteras, va un pedacito de nosotros.

Noruegos echándose la siesta, británicos comiendo churros… Esas son algunas de las transformaciones iniciadas por el coche al llegar al extranjero. Pero las posibilidades son infinitas y, de hecho, desde Citroën quieren que participes en esta locura explicándoles qué es para ti el #efectoMadeinSpain (a través de la web específica de este concurso). Puede ser una foto, un meme, una broma, lo que te dé la gana. Pero, si tienes suerte y eres uno de los ganadores, podrás ir a la capital europea que prefieras para hacer realidad tus sueños de locura expansiva y colonial. Sí, lo reconocemos: nos hemos venido muy arriba con el #efectoMadeinSpain.

 

citroen-c4-cactus

No Hay Más Artículos

Send this to a friend