Cinco discos nacionales que han hecho que el año 2017 empiece con buen pie

Hibernales

Vale. Esto es medio trampa porque en el 2016 ya sabíamos que Hibernales serían grandes… Pero nada nos preparó para una maravilla como “Tu Casa, Mi Casa”.

 

TU CASA, MI CASA / Hibernales. Los hermanos Elisa y Eloy Bernal ya advirtieron en 2016 que se venía un 2017 grande para Hibernales. Para quien esto firma, no hubo una canción cantada en castellano y publicada a lo largo del pasado año más bonita, más significativa, más importante, mejor en definitiva, que “Tu Casa Es Mi Casa”. Ese relato de un costumbrismo luminoso y a la vez dolorosísimo sobre la armonía sentimental y la sombra de terror inherente a estar enamorado, casi susurrado entre arpegios que fluían en un discreto crescendo, auspiciaba más verdad y más bondad de la que cualquiera con un mínimo de sensibilidad era capaz de soportar sin ponerse a temblar, sin echarse a llorar sin consuelo posible. Ese anticipo auguraba la grandeza para un futuro nuevo álbum que “Tu Casa, Mi Casa” (El Genio Equivocado, 2017) ahora confirma.

Hay algo mágico en la continuación de “Un Corazón Con Pelos” (HiJauhUsb?, 2012 / El Genio Equivocado, 2015), y es que “Tu Casa, Mi Casa” no solo retrotrae desde su propio título a una cierta sensación hogareña, de familiaridad, de zona de confort espiritual, sino que, como si de una vivienda se tratase, el segundo disco de Hibernales parece dividirse en estancias y compartimentos habitables emocionales. Ahí encontramos por ejemplo la sala de juegos en el toque lúdico que impregna “Que Parezca Una Broma”, el dormitorio de matrimonio que es “Quédate”, donde la pasión, la ternura y una cierta neurosis se dan la mano, el precioso salón-comedor con chimenea en la mencionada “Tu Casa Es Mi Casa” y una terraza con bonitas vistas y orientación norte en la parcialmente luminosa y melancólica “Gente Normal Rara de Encontrar”.

Justo al final del espectro cronológico de pop complejo minúsculo y perfecto que va desde Vainica Doble hasta Matrimonio o Tirana pasando por Le Mans y Nosoträsh, cabe ya situar a Hibernales, un proyecto donde ocasionalmente salen a la superficie las raíces de Eloy al respecto de su militancia en Neleonard o en los imprescindibles Gúdar pero que adquiere una dimensión extracorpórea gigantesca por mor de la voz de Elisa, de una belleza y delicadeza extremas. “Tu Casa, Mi Casa” es capaz de curar la herida en el corazón que él mismo provoca, y demuestra de nuevo, y quizás de la forma más sutil pero más incontestable, que el pequeño pop de alcoba sigue siendo capaz de construir los rascacielos melódicos más exquisitos.

Más información en el Facebook de Hibernales. Escucha “Tu Casa, Mi Casaen Apple Music y en Spotify.

 

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend