Llegado a su edición número 49 (que se celebrará en Gijón del 18 al 26 de noviembre), el FICXixón (como suele denominarse el Festival Internacional de Cine de Gijón) ya no tiene que demostrar nada a nadie: está totalmente posicionado entre los grandes festivales de cine de nuestro país y, lo que es mejor de todo, no tiene necesidad de bailarle el agua a nadie. Su selección fílmica anual, y esto podemos decirlo sin temor alguno a equivocarnos, es un ejemplo perfecto de cómo un evento de estas características puede hacerse eco del cine más interesante (y muchas veces invisible) sin necesidad de invitar a estrellonas aborrecibles para que hagan relleno en su alfombra roja. No, lo de FICXixón es más bien currarse un cartel que rebusca en los márgenes para traerlos al centro de la página, no coger lo que ya está en el centro de la página para ganar en relevancia…

Y eso es precisamente lo que han hecho de cara a su edición número 49, tal y como se puede apreciar en una primera presentación en la que dejan claro que, después de advertir cierta coincidencia en algunos de los títulos del año pasado, seguirán explorando algo tan interesante como la imposibilidad del género perfecto a través de una nueva sección que se llamará Géneros Mutantes y que albergará una docena de títulos todavía por confirmar. La nueva sección, sin embargo, convivirá con los tradicionales ciclos, que este año irán dedicados a Bernard Bonello (compañero generacional de Bruno Dumont y Olivier Assayas, con los que comparte coordenadas similares) y a Marie Losier (retratista de grandes vanguardistas como Guy Maddin o los hermanos Kuchar a través de piezas cortas que han acabado por desembocar en “The Ballad of Genesis and Lady Jaye“, un largo en el que pone el foco delante de Genesis P-Orridge de Throbbing Gristle). Sin pasar por alto, claro, una nueva edición de Puentes: el encuentro entre productores europeos y latinoamericanos…

No nos olvidamos, por supuesto, de la Sección Oficial, de la que ya se conocen verdaderas perlas en las que hay que celebrar una dirección artística sólida, coherente y con una visión única e intransferible. Imposible no destacar “Walk Away Renée” (en la primera foto), con la Jonathan Caouette continúa aquel escalofriante e hipnótico relato de la relación con su madre que quedó en puntos suspensivos al acabar “Tarnation“. Aunque lo cierto es que podría destacarse cualquier cinta, ya que todas tienen su razón de ser dentro de la Sección Oficial: “Take Shelter” (thriller psicológico de apocalipsis mental con el que Jeff Nichols ya ha cosechado premios en Sundance y Cannes), “The Future” (en la segunda foto; el nuevo y esperado ataque de Miranda July dedicado a aquellos que la echamos de menos desde “Tú, Yo y Todos Los Demás“), “The Forgiveness of Blood” (un alegato contra la inflexibilidad de las tradiciones de la mano de Joshua Marston, autor de “María Llena Eres de Gracia“), “Les Géants” (con la que el habitualmente cómico Bouli Lanners aborda el género de las aventuras adolescentes), “Les Amants” (historia de amor entre una veinteañera francesa y un inmigrante ilegal que podría provocar reparos si no viniera firmada por Nicholas Klotz, que ya nos sedujo con “La Cuestión Humana“), “Outside Satan” (de Bruno Dumont, que suponemos que no necesita presentación a estas alturas), “Un Amour de Jeunesse” (que volverá a hacer que hablemos rendidos de Mia-Hansen Love cuando “Le Pére de Mes Enfants” todavía está calentita en cartelera), “Play” (con la que Ruben Ostlund se basa en hechos reales para diseccionar un descorazonador panorama de crimen infantil), “El Estudiante” (donde Santiago Mitra, habitual guionista de Pablo Trapero, pone un pie en el mundillo universitario para saltar hacia un trama plenamente política)… Las opciones son infinitas. Pero la identidad de FICXixón, queda bien claro, es sólo una.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend