pulitzer-portada

En Barcelona hay tan pocos días de frío al año que nos parece fetén que en el Hotel Pulitzer podamos disfrutar de vermuteo y terraceo incluso en invierno.

 

Los días más fríos de invierno se acercan: las temperaturas bajan, hordas de gente invaden IKEA para hacerse con todas sus mantas, las teteras silban en coro por toda la ciudad y las personas empiezan a metamorfosearse en cebollas hechas de capas y capas de ropa. Este escenario apocalíptico implicaría el fin de la vida más allá del calorcito de toda casa si no fuera porque estamos en Barcelona, y esta ciudad pasa de hibernar en invierno. Incluso las actividades más típicas y propias del verano como el terraceo no desaparecen en estos meses fríos, sino que se adaptan y nos permiten seguir disfrutando de esas mañanas con un vermut en la mano que tanto nos gustan.

Los encargados de hacer que el frío no sea un impedimento para nadie son en este caso la buena gente del Hotel Pulitzer, que ha montado a partir del pasado noviembre el Vermut del Pulitzer todo los fines de semana: el vermut de toda la vida, pero acompañado por una buena cocina, por excelentes djs como DJ Lui Costa (Razz), con un rincón de lectura y una zona dedicada a los más pequeños y, por último pero no menos importante, con mantas para que nadie pase frío. Todo esto hay que sumarlo, claro, a la privilegiada y central ubicación del Pulitzer, cuya terraza llena de vegetación desde la que se puede observar toda Barcelona será el escenario de los findes más gratificantes de este invierno.

Nuestros paladares estarán en mano del chef gaditano Rafael Valle y su tapa estrella: la ensaladilla “Don Marisco“, el complemento perfecto para un vermut o un buen verdejo. Además, el chef propone berberechos y mejillones Espinaler, croquetas de pollo guisado o de jamón ibérico, olivas gigantes… Unas recetas que hacen la boca agua con sólo pronunciarlas. El Hotel Pulitzer lo tiene todo pensado y cuida del más mínimo detalle; y, con el fin de poder disfrutar de nuestro tiempo libre con los más pequeños, ha incluído en estos vermuts un mini-aperitivo de tapa y refresco o zumo que los más pequeños podrán disfrutar directamente y a sus anchas en su propria bandejita.

Se nos abre así la perspectiva de un invierno que promete estar amenizado por buena comida, buena música y que nos brinda la oportunidad de pasar un valioso tiempo con toda la familia, además de disfrutar de unas de las mejores vistas de Barcelona. Una maravillosa combinación de elementos que hace que no podamos más que brindar por estos fantásticos inviernos en la Ciudad Condal.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend