Con “Esplendor”, Margaret Mazzantini nos da la oportunidad de ver (y comprender) detrás de las puertas cerradas de una relación gay en la Roma de los 70.

 

El mes de junio que acabamos de dejar a nuestras espaldas se ha convertido (tristemente) en uno de los más importantes para la historia de la comundad LGTBI. Tradicionalmente, este es el mes en el que se celebran los fastos del Orgullo Gay… Pero el ataque terrorista contra una discoteca gay en Orlando hizo que se pusiera sobre la mesa algo que parecía olvidado: que la normalización homosexual queda todavía muy lejos. Y que, si alguien nos pregunta en FPMag, hacen falta más libros como “Esplendor” de Margaret Mazzantini, publicado ahora en nuestro país de la mano de la editorial Seix Barral.

¿Existe forma más efectiva para alcanzar la normalidad que la literatura? Al fin y al cabo, los libros nos permiten visitar mundos lejanos y meternos en la cabeza de personajes totalmente ajenos a nosotros… Y ese es el primer paso hacia la normalidad: meternos en la cabeza de personajes como Constantino y Guido, los protagonistas de “Esplendor“. Uno es el hijo del portero, el otro vive en la cuarta planta del mismo edificio junto a su familia burguesa. Y entre ambos nace un amor que lo pone todo del revés, empezando por los corazones de los dos personajes.

De niños, a Constantino y Guido les separa únicamente un ascensor… Y, aun así, sus vidas transcurren paralelas en un marco tan sugerente como la Roma de los años 70. Será ahí donde sus vidas por fin colisionen la una contra la otra. Será ahí donde Margaret Mazzantini hará crecer una historia que reivindique el derecho a los amores diferentes, a esos que son capaces de coger un profundo sentimiento de vergüenza y transformarlo en la más absoluta de las bellezas: el amor. Si existieran más libros como este y más lectores dispuestos a abrazarlos, no tendríamos que lamentar desgracias como la del pasado mes de junio.

Más información en la web de Seix Barral.

 

Margaret Mazzantini

No Hay Más Artículos

Send this to a friend