discos-nacionales

¿Existe algo más difícil que elegir tan sólo treinta discos nacionales como los mejores del 2014? Puede que sí. Pero a nosotros esto nos cuesta la vida.

 

No sabéis qué bien sienta sacarse de encima una lista como esta de los mejores discos del 2014… ¿Por qué? Porque, si en algún momento aparecen nubarrones de tormenta sobre nuestra apacible redacción, siempre es cuando estamos “debatiendo” esta lista o la de su siamés internacional. Evidentemente, y como supondrán ustedes, toda lista siempre surge de la suma de otras diferentes sub-listas, una por cada colaborador. El problema es el siguiente: en Fantastic Plastic Mag cada uno tiene más o menos su especialización. Está el que parte la pana con nuevos grupos locales, el que aporta el savoir faire clasicote del mejor indie internacional, el que sólo escucha discos ocultos y así hasta el infinito y más allá.

Así las cosas, el “consenso” es una ilusión bastante difícil de conseguir. Tiene que haber un disco muy bueno para que todos nos mostremos de acuerdo con los primeros puestos de la lista. Aun así, ha de constar en acta que cada año lo intentamos. Con todas nuestras fuerzas. Y a riesgo de pelearnos hasta dejar de hablarnos durante una temporada (¿qué le vamos a hacer? En FPM también está la facción drama queen, pero eso ya se nota, ¿verdad?). Sea como sea, ya está, ya nos hemos sacado de encima la lista de los mejores discos del 2014 y tenemos que reconocer que estamos muy contentos con el resultado final. Ahora os toca a vosotros criticarnos.

 

russian-red30. AGENT COOPER / Russian Red. La autobiografía íntimo-afectiva que es “Agent Cooper” no adquiriría pleno significado si no se intercalaran en ella ciertos tonos sonoros oscuros, aplicados de manera impecable en la taciturna y atmosférica “Neruda”, la introspectiva “…Xabier” -cuyo desarrollo progresivo se materializa sobre riffs eléctricos poderosos y relativamente grandilocuentes- y “Tim B”, de sombrío poso acústico que actúa como perfecto epílogo del álbum y completa un trabajo repleto de referencias, que van de la llamativa portada del LP -como se preguntó uno de nuestros redactores: “¿es la foto o sale un poco Miley?”– a la explosiva portada en la edición española de Rolling Stone, pasando por el videoclip de “Casper” -rodado en una estancia del Pink Motel angelino (el que aparece en “Drive”), tan lynchiana y con una ambientación rojiza como la de la mítica habitación de “Twin Peaks”-. Pero que los árboles norteamericanos entre los que se ha instalado Lourdes Hernández no nos impidan ver el verdadero bosque: “Agent Cooper” conjuga esos símbolos externos de un modo natural, sin que se impongan sobre los aspectos musicales. Porque de eso se trata, de música, y del afán de Russian Red por enriquecer su propuesta y avanzar. Bravo por ella. [leer más]

las-ruinas29. TONI BRAVO / Las Ruinas. Año nuevo, disco nuevo. Este debe ser uno de los propósitos -si no el principal- de Las Ruinas cada vez que se toman las doces uvas en Noche Vieja y que, si dejaran de cumplirlo, se haría muy raro. ¿Una temporada musical sin tener novedades del trío formado por Edu Chirinos (voz y guitarra), Jaime Bertrán (bajo y voz) y Toni López (batería)? Imposible… Aunque esta vez no han apurado tanto los plazos como con su anterior referencia, “Acidez House” (El Genio Equivocado, 2013), publicado en los estertores de 2013, y han dado margen antes de que acabe el año tanto a público como a crítica para comprobar que la evolución practicada en el citado trabajo -apertura de su habitual punk-rock de baja fidelidad hacia el post-punk de amplio espectro, el dub y el pop- no fue flor de un álbum. Esta es la gran conclusión a la que se llega una vez destapada la que es ya la quinta pica en su trayectoria, “Toni Bravo” (El Genio Equivocado, 2014), que se puede considerar la sublimación de su sonido al funcionar como una plataforma en la que mantienen desplegado el abanico estilístico abierto en “Acidez House” y pulen las diversas fórmulas pop-rock usadas en el pasado. [leer más]

el-palacio-de-linares28. LA ESPALDA DE UN PERRO / El Palacio de Linares. “Himalaya” (Elefant, 2012) y “La Casa es Negra” (Discos de Paseo, 2013) eran dos pizpiretos y exquisitos EPs repletos de un vibrante pop que se derivaba de The Go-Betweens, The La’s o The Feelies, la escudería neozelandesa Flying Nun, la sección más popera de la Motown e incluso del alegato mediterráneo-meridional germinado en nuestro país hace unas temporadas. Esta acertada mezcla estilística practicada dentro del amplio género pop sugería que, en cuanto se decidiesen a publicar su primer largo, El Palacio de Linares podrían entregar un verdadero pelotazo de los que dejan huella. Y, pese a lo hiperbólico de la expresión, esa es la conclusión a la que se llega tras degustar “La Espalda de un Perro” (Sweet Grooves Records, 2014), un 10’’ que lleva a su máxima expresión el atrevimiento del trío a la hora de modelar la materia prima con la que trabaja sin límites, corsés ni prejuicios. Eso sí, teniendo en cuenta que su base primordial es el indie-pop de las referencias clásicas mentadas unas líneas más arriba combinadas con otros ascendientes como Belle & Sebastian. [leer más]

modelo-de-respuesta-polar27. EL CARIÑO / Modelo de Respuesta Polar. El cariño es un sentimiento cálido pero que no quema. El cariño es un sentimiento tibio… Hace unos días, hablaba con uno amigo que últimamente se está viendo con alguien que acaba de conocer, alguien con quien folla y con quien tiene citas en el sentido más tradicional del término, alguien que le enciende un brillo lejano en las pupilas y de quien habla con una mezcla de pudor e ilusión. Alguien, sin embargo, ante quien prefiere vestir una coraza de comentarios como “no estoy enamorado” o “sólo siento cariño”. Y no quiero decir que esta coraza no sea algo inteligente (que lo es); lo único que estoy diciendo es que esta diferencia de rango entre “amor” y “cariño” es algo real, una especie de gradación de calor del corazón. Considerando lo dicho, no sorprende para nada que Modelo de Respuesta Polar hayan decidido titular su segundo álbum “El Cariño” (Limbo Starr, 2014): en estas diez canciones hay un calor que, en otras circunstancias, quemaría, arrasaría, reduciría a cenizas, pero que tal y como lo vierten sobre nosotros Borja Mompó y compañía se recibe más bien como una lluvia tibia. Eso sí, que nadie se lleve a engaño: algo tibio también puede causar quemaduras de primer grado. [leer más]

aries26. MERMELADA DORADA / Aries. En “Mermelada Dorada” (La Castanya, 2014), Isa repitió proceso creativo -con cambio discográfico de BCore al sello La Castanya incluido- rodeándose de varios artistas amigos. Junto a ella -transmutada otra vez en chica-orquesta-, aparecen Jose Vázquez a las percusiones y teclados, Alba Blasi a los coros y teclados, Inés Martínez y Joan Colomo a los coros, Andrés Magán a las guitarras y el ubicuo Santi Garcia a la producción (de la que se encargó al alimón con Vázquez y la propia Isa) como colaboradores de lujo que pusieron su grano de arena para que la deliciosa confitura que es “Mermelada Dorada” funcionara como el gran salto hacia delante de Aries: si en su debut reflejaba diferentes vías expresivas, una utilización de recursos formales no manejados antes y una inclinación hacia inéditas o renovadas referencias estilísticas para definir su identidad sonora, en este disco recicla esa completa declaración de intenciones en potentes virtudes que consolidan su marca personal. [leer más]

No Hay Más Artículos