Pues nada. Después de un año enterito esperándolo, por fin llega (la) el Primavera (Sound) a Barcelona. Parece que fue ayer cuando cambiábamos un simple papelucho por esos dos trozos de plástico que tan grandes momentos nos regalan durante el último fin de semana de mayo. Este año el San Miguel Primavera Sound 2011 crece, y si en años anteriores extendía sus tentáculos a los pasillo del metro y otros escenarios urbanitas alternativos, en esta edición se han propuesto (y consiguen) ocupar toda la geografía de la ciudad. El más celebrado de estos escenarios alternativos es el Poble Espanyol, recinto que vio crecer al festival… Tanto, que obligó a un cambio de espacio. No nos cabe duda de que subiendo las angostas escaleras del Poble Espanyol nos vendrán a la mente recuerdos tan valiosos como aquél concierto de Pulp en el que Jarvis salió descalzo y con una camiseta con un toro; los cabreos por las terribles colas para entrar en el recinto el año de Franz Ferdinand; las sospechosas gotas de humanidad condensada que goteaban en la carpa durante el concierto de Aphex Twin y la sesión de Ian Pooley o el glorioso primer concierto de Pixies para este festival. Si, el Poble Espanyol es un emplazamiento mítico y nostálgico.

Pero tampoco nos entusiasmemos, son muchos días de festival ¡y no hay que quemar cartuchos nada más llegar! Las ganas de jarana son abundantes, pero también las horas de concierto. Por eso, desde FPM os aconsejamos que escojáis un look que sea especialmente cómodo, no excesivamente meditado y que os permita salir del curro e ir pitando para cambiar vuestro abono por horas de felicidad.

Para las chicas os aconsejamos el siempre sufrido short (yo sin ellos definitivamente moría). En Lee (2 y 3) tienen cantidad de modelos y lavados que se adaptan perfectamente a cualquier figura femenina. Un short denim de la casa siempre es un winner. Como estamos a mitad de semana, se comprenden que una no esté para modelazos. Una camiseta básica en gris dirá: “Hey, vengo sexy pero no hecha un pingajo. Eso lo dejo para el sábado”. El tote de VANS (4) nos permite llegar al recinto con los libros de la Uni, la Moleskine o lo que sea con lo que cargues durante el día. Mejor todavía: te caben el cepillo, el peine, el estuche de las lentillas y, si me apuras, la plancha del pelo. La buena noticia es que en el Poble Espanyol hay lavabos REALES. Y mear en una taza de cerámica en un festival no se paga ni con ochenta chupitos de Jägermeister. Como es el primer día intenso, los pies todavía viven. Os podéis permitir los estupendos zuecos Gunnel (5), en coral llamativo, uno de los colores del verano. Aunque se te ponga una torre de dos por dos delante, no impedirá que veas a a darlo todo cuando Caribou toquen “Odessa“. Eso sí, ¡no te olvides la chaqueta! El sol es traicionero y en la montaña hace frío: una tejana Meltin Pot (1) es ligera y muy sufrida.

Para los chicos es extensible el mismo mensaje. Hay que ir guay pero cómodo (aunque los chicos siempre vais cómodos: es lo bueno y lo malo que tenéis). Como vendréis de la oficina, el tren de lavado o el almacén del súper mecado en el que trabajéis, se comprende que vengáis easy y ready to go. Lo mejor: los chino shorts de Dockers (6). Ya lo dijimos: es la prenda del verano. Que os da palo, unos jeans de Lee (7). Los primeros los combináis con una camiseta azul tinta (8), otro de los musts veraniego. El segundo con una camiseta atrevida y divertida. Esta de la colección Midnight Riders (9) de Asics es perfecta. Y de calzado, unas Asics (11), fancy y cómodas. Nada mejor. En cualquier caso, esta americana Maguen (10) te salvará de los cambios de temperatura. Ejem.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend