Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, Kylie Minogue no era la diva disco ni el ídolo de masas (gayer) que es ahora. Entonces era una artista pop con muchas ganas de triunfar y algún que otro éxito ochentero bajo el brazo que había salido en “Neighbours” con Jason Donovan. Por aquellos tiempos, se chuscó a Nick Cave y lo dejó to loco para el resto de su vida. De este affair surgió una de las parejas más morbosas de la historia musical reciente y “Where the Wild Roses Grow“, una de las baladas más perfectas de la Historia en general que se incluyó en el “Murder Ballads” (Mute, 1996) de Nick Cave and the Bad Seeds. ¿Perfecta? Si. ¿Mejorable? Parece ser que también. Porque la Minogue va a sacar un disco de versiones de sus propias canciones pero con orquesta: se titulará The Abbey Road Sessions” (porque está grabado en el célebre estudio inglés) y para la ocasión ha invitado a Nick himself para que le ayude a darle brillo y esplendor a la nueva versión de la canción que hicieron juntos. Más acústica e íntima y despojada de la oscuridad gótica que tenía la original pero aún así conservando su épica siniestra, escuchar de nuevo esta “Where the Wild Roses Grow” tan desnuda y con la voz de Cave más ajada es una auténtica gozada. Imaginarlos cantando juntos también resulta un placer morboso que difícilmente se repetirá otra vez.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend