¡Como si tuvieran que decírnoslo! Que Harry Nilsson es una de las influencias básicas de La Familia del Árbol era algo que ya sabíamos (como sabemos que este hombre debería ser influencia básica de cualquier artista con dos dedos de frente)… Pero nunca hubiéramos imaginado que Nacho y Pilar pudieran llevar tan a su terreno una canción como “Don’t Leave Me“: nunca nos había sonado tan pastoral, tan natural (de naturaleza y de sincero) el señor Nilsson. Y medio alelados nos hemos quedado cuando a La Familia del Árbol les da por asimilar un arranque de psicodelia soleada hacia el final de su versión. Todo tan conocido, pero a la vez tan diferente (que es lo que tiene que ser una buena versión, vamos). Cada vez nos sorprende más y más el nivel que está alcanzando esta pareja. Con temones así, no nos extraña para nada que La Familia del Árbol vayan a telonear a Neil Halstead a su paso por Orense (1 de febrero en Café Pop Torgal) y Vigo (2 de febrero en La Iguana).

No Hay Más Artículos

Send this to a friend