Quizás al principio pueda sorprender un poco que un director con cierto renombre y con unas cuantas películas con actores de carne y hueso a sus espaldas se pase a la animación. Pero, en el caso de Wes Anderson, lo dicho puede que sea una evolución totalmente lógica. Sus películas siempre han tenido un gusto evidente por la creación minuciosa de escenarios llenos de detalles inapreciables a primera vista, y sus personajes, construidos a base de grandes rasgos característicos y llenos de excentricidades cómicas, siempre han parecido sacados de un cómic o unos dibujos animados. Es fácil entender que Anderson se debe sentir de lo más cómodo rodando una película de animación que le permita dar rienda suelta a su perfeccionismo, su detallismo y su imaginación, sin ningún tipo de limitación. “Fantástico Sr. Fox” está basado en un relato de Roald Dahl, pero en realidad es una película 100% Wes Anderson. No sólo porque empieza con un plano con el título de la película impreso en la portada de un libro y termina con una escena de los personajes bailando, ni por otros detalles formales marca de la casa, sino porque habla de lo que hablan todas las películas de este director: de las dificultades en las relaciones de pareja y de familia.

Fantástico Sr. Fox” es una comedia que se ve beneficiada por una acertadísima banda sonora de Alexandre Desplat y unos actores (como George Clooney, Meryl Streep o Jason Schwartzman) que otorgan un carisma innegable a los personajes a los que ponen voz. Pero antes que nada “Fantastico Sr. Fox” es una película que se puede leer en dos niveles, ya que es una película familiar apta para todos los públicos y, a la vez, una película para adultos. No es como la mayoría de películas de animación que nos venden como “también aptas para adultos”, porque en este caso normalmente la parte de adultos se ve reducida a unos cuantos chistes o guiños aislados, mientras que en el caso de la película de Wes Anderson la doble lectura es constante a lo largo de todo el metraje. Por un lado, es una película de aventuras con gags físicos y buenos sentimientos acerca de un grupo de animales que se unen para combatir a unos malos más poderosos que ellos. Pero por otro lado, es una comedia amarga con diálogos rápidos e ingeniosos sobre las frustraciones y las tiranteces que se esconden en todas las familias, con un marido que echa de menos la libertad de la que podía disfrutar antes de convertirse en un responsable cabeza de familia y con un adolescente que se siente incomprendido y que busca encajar. Lo dicho: 100% Wes Anderson.

[Núria Casademunt]

No Hay Más Artículos