blacanova

Hace un par de semanas, nuestra crítica del disco “¿Cómo Ve El Mundo Un Caballo?” (El Genio Equivocado, 2012) recurría a la película “The Turin Horse” para hablar de la música de esta banda. Doble fascinación. Pero es una fascinación que tampoco es que llegue hasta nosotros ahora, ya que nuestro idilio con Blacanova se inició con aquella ristra de EPs de nombres sugerentes (“Monja“, “Perro” y “Madre“) que desembocaron en un excelente debut en largo: “Blacanova” (Foehn, 2010). Aquel cuarteto de lanzamientos ya plantaron sobre la mesa un imaginario poderosísimo donde las guitarras más enmarañadas aprendían a desenmarañarse a base de estructuras pop-rock cristalinas, todo para dejar espacio para quien escucha pueda percibir esos seres orgánicos y aquellas historias palpitantes que laten en todas y cada una de sus canciones. Personajes de cuento, pero de aquellos cuentos que tenían sus luces… y sus sombras. Eso es algo que Blacanova no sólo han mantenido en su mencionado “¿Cómo Ve El Mundo Un Caballo?“, sino que incluso lo han matizado y lo han pulido hasta unos niveles de calidad pocas veces vistos en nuestro país.

Así las cosas, y viniendo como viene nuestro amor por Blacanova desde bien lejos, estaba claro que tarde o temprano querríamos tener una primera cita con ellos para que nos explicaran sus movidas en primera persona. De hecho, nos extraña que este encuentro no haya ocurrido antes. Aquí quedan las respuestas de Inés Olalla a nuestro Fast Date

.

1. Esto es una cita rápida: descríbete en tres palabras. Imaginativa, reservada, con sentido del humor.

2. Describe también tu música en tres palabras. Densa, ruidista, cargada de un humor surrealista, negro y ácido.

3. Si pudieras obligar al mundo entero a que escuchase un disco en concreto, ese sería… No puede ser un sólo disco, es demasiado difícil. Podría ser el “The Rise and The Fall of Ziggy Stardust“, de Bowie; el “Vespertine“, de Björk; el “White Chalk” o cualquiera de PJ Harvey; el “13“, de Blur; el “Dirty“, de Sonic Youth; el “Split“, de Lush

4. ¿Último disco que compraste y que, además, te emocionó? El “Strange Mercy“, de St Vincent (estoy como loca con él: es lo más bonito que he escuchado en mucho tiempo); y el “Plus Ultra“, de Pumuky (me encanta toda su trayectoria).

5. ¿El disco que esperas con más ganas para los próximos meses? Bueno, prefiero pensar en discos que me encantaría que se fueran a editar en los próximos meses, como un nuevo disco realmente maravilloso, a la altura de su mejor discografía, de Smashing Pumpkins o de Björk. ¡Los echo de menos! ¡Los necesito!

6. ¿Qué música llevas siempre que viajas en coche? Un poco de todo, pero prima el shoegaze noventero y siempre hay algo de PJ Harvey, de Sonic Youth, de The Cure, de Sundae… Junto a novedades que esté escuchando en ese momento y que, si superan la dura prueba de las distancias (largas) que, debido a mi trabajo, cubro cada día en coche sin poder cambiar de disco, pasan a formar parte de mi colección de clásicos de autocar.

7. Hay un disco de tu mayor ídolo que no te gusta nada pero que siempre defiendes por lealtad. Y ese disco es… Supongo que puede ser el último de Björk. Mi admiración por ella es incondicional y no se va a venir abajo tan fácilmente.

8. ¿La red social que no entiendes y en la que nunca te crearías un perfil? Cualquiera que no sea Facebook. Ya me cuesta trabajo atender a esta única red en la que estoy inscrita (aunque es útil y maravillosa: no estoy para nada en contra de las redes sociales), como para adscribirme a otras como Twitter, etc. Pero no es nada personal, simplemente se me va todo el tiempo en trabajar, ensayar, leer, escribir…

9. El primer póster que pegaste en la pared de tu habitación era de… Oh, pues no sé si el primero fue de Johnny Depp, de George Michael o de New Kids on the Block. En cualquier caso, son bastante reveladores de mi edad y generación. Jajaja.

10. ¿En qué festival o concierto te avergüenzas de no haber estado como espectador? En algún concierto de David Bowie. Sería un sueño hecho realidad. Fui a un festival (en Santiago de Compostela, hace años) expresamente para verlo en directo, pero suspendió su actuación por problemas de salud y, desde entonces, no ha vuelto a aparecer en los escenarios. Oí un rumor sobre una posible actuación en Nueva York y pensé seriamente en tirar para allá, pero al final era eso, sólo un rumor, y dudo mucho que vuelva a dar un concierto. Me temo que me quedaré con las ganas.

11. La cosa más rara que te ha pasado en un concierto (tuyo)… Supongo que fue el secuestro de Malaquías (nuestro fiel perro de escayola que nos acompaña en cada actuación) y su posterior liberación, meses después, cuando ya habíamos perdido las esperanzas de recuperarlo.

12. ¿Una canción, película o libro inconfesable? Inconfesables… Me enganché a “Millenium“, por ejemplo: me bebí los tres volúmenes. En cuanto a pelis, cualquier film chungo pero entrañable de los 80 me encanta. Y, en lo referente a canciones, me muero por escuchar una y otra vez “Girls Only Want To Have Fun”, de Cyndi Lauper.

13. ¿Serie de TV favorita? Difícil… Cada una en su estilo: “A Dos Metros Bajo Tierra“, “The Wire” y, actualmente, “Breaking Bad“. También me encantó “Perdidos“. Pero, sin duda, mi serie favorita de todos los tiempos es “Twin Peaks“.

14. ¿Con qué personaje de ficción te lo montarías? Glub, qué difícil… Creo que Don Quijote sería el elegido. Tendríamos tanto que hacer en este mundo de hoy.

15. ¿A qué celebridad muerta habría que resucitar? A Oscar Wilde o a Virginia Woolf. Me encantaría charlar un rato con ellos. Y, desde luego, a Wislawa Szymborska, mi poeta favorita, que murió este mismo año.

16. ¿A qué personaje real elegirías cuando se acabara el mundo para acabar solos y mejorar la especie (o no)? A Paco, de Blacanova, que es mi pareja. Es mi persona favorita.

17. Algo que no puede faltar nunca en tu casa… Pues, obviamente, libros. Y, en segundo lugar, discos (vinilos a ser posible). Después ya vienen la alimentación y otras menudencias.

18. Algo que nunca entraría en tu casa… Animales domésticos. Me daría mucha pena tenerlos encerrados en un piso diminuto como el mío: creo que ese no es su medio natural y no me lo perdonaría. Por no hablar de la gente que dice que adora a los animales pero los tienen retenidos contra su voluntad y, encima, ¡los capan!

19. Sientes un flechazo inmediato ante las personas que… han sabido mantener a salvo una parte de su inocencia.

20. Lo primero que preguntarías en una Fast Date sería… ¿Qué haces tú aquí? ¿Qué hago yo aquí? ¡Estas citas no son mi estilo!

No Hay Más Artículos

Send this to a friend