FPApps-26

¿Tú también eres de los que juegan con el teléfono cuando estás “Home (alone)”? Entonces te interesa nuestra selección de juegos móviles para los más caseros.

 

Habrá a quien le parezca que, si te quedas en casa, ponerte a jugar con el móvil es un acto de estupidez supina: ¿por qué utilizar el smartphone cuando tienes a tu disposición un buen parque de videoconsolas? Pues, oye, mira, es que no siempre apetece enchufarlo todo y embarcarse en largas partidas a juegos que suelen demandar una atención y dedicación bastante extrema. Hay ocasiones en las que, simple y llanamente, apetece estar tirado en el sofá y pasarse un ratín jugando de forma casual a algún título que no suponga un gran quebradero de cabeza. Ese es el tipo de juegos que queremos todos cuando estamos “Home (alone)“… Y ese es el tipo de juegos que protagonizan nuestra nueva entrega de la sección FPApps: tres lanzamientos que proponen tres tipos de partida muy diferentes, pero todas sólo posibles en un smartphone, nunca en una videoconsola.

 

quiz-up <span style="color: #ff99cc;">1. QUIZUP. Suma dos factores tremendamente adictivos: por un lado, el hecho de poner a prueba tu sabiduría como en un Trivial cualquiera o como si estuvieras en “Saber y Ganar“; y, por el otro, la posibilidad de competir con un adversario real para comprobar quién sabe más. Este choque de factores adictivos es lo que ha hecho de “QuizUp” una de esas aplicaciones que nos vas a borrar nunca de tu teléfono (ni cuando Apple te diga que no te instala la nueva actualización del sistema operativo porque no tienes espacio en tu terminal, vamos). Y mira que su funcionamiento es sencillo: antes de nada, eliges la materia en la que quieres ponerte a prueba (desde categorías generales como “cine” o “música indie” hasta temáticas verdaderamente concretas como “Gossip Girl“, “Cómics Marvel” o “Gastronomía española”), esperas a que aparezca un contrincante online (desconocido o colega, ya que puedes conectarte al juego a través de redes sociales) y os enfrascáis en una competición basada en un conjunto de preguntas para las que tienes un tiempo concreto en el que responder. El que acumule más puntos, gana. Y el que gana, dobla puntuación para ir subiendo de nivel en la categoría en concreto… Porque, además, “QuizUp” también tiene un alto componente de “hazte con todos”: en este caso, todas las chapitas que te van acreditando como el mejor en lo tuyo. Eso sí: tú mismo eliges qué es “lo tuyo”.

 

godus 2. GODUS. Esto es algo que tarde o temprano tenía que ocurrir: después de crear juegos tan icónicos como “Populous“, “Theme Park“, “Black & White” o “Fable“, Peter Molyneux tarde o temprano querría probar a ver qué podía hacer con los smartphones… Y lo que puede hacer con los smartphones es algo tan tremendo como “Godus“. Cierto es que tampoco es que este sea el juego más original de la historia: cogiendo la herencia de juegos verdaderamente masivos como “Farmville” o “Pixel People” y uniéndola a otros de videoconsolas como su “Populous” o el reciente “From Dust“, “Godus” te pone en la piel de un Dios que, de pronto, tiene dos acólitos en un páramo natural. A partir de ahí, ya sabes: tienes que tenerlos contentos, construirles casas y otro tipo de edificios (para cultos religiosos y demás), ir haciendo que evolucionen como civilización y esas cosas que sólo los demiurgos conocen de primera mano. Entonces, ¿qué hace diferente a “Godus” de todos los títulos anteriormente mencionados? El juego de Molyneux se desmarca de los lanzamientos de videoconsola precisamente porque explota las capacidades táctiles de los teléfonos y las tables. Y en cuanto a otros posibles competidores en los mismos aparatos, “Godus” tiene a su favor que no es un descarado intento de sacarte la pasta vía micro-pagos: aquí necesitas pegatinas para ir haciendo que la civilización dé saltos evolutivos, pero lo cierto es que el juego se desarrolla de forma igual de fluida sin necesidad de comprarlas. Ha hecho falta el desembarco de un pope de los videojuegos para que esta tontería de los micro-pagos se acabe de una vez.

 

monument-valley 3. MONUMENT VALLEY. A diferencia de los otros dos juegos incluidos en este top, “Monument Valley” no es una experiencia ad infinitum: de hecho, si te enganchas demasiado, es más que probable que en un par de horas te lo hayas ventilado. Pero la pregunta aquí no es si la inversión merece la pena, sino más bien: ¿no es “Monument Valley” una experiencia de una belleza extenuante? Sí, lo es. Con una música que invita a ponerte los auriculares y con unos gráficos a medio camino entre Escher y “Fez“, este juego te pone en la piel de una princesa que tiene que ir avanzando por pantallas concebidas como puzzles en espacios imposibles. El preciosismo de los entornos es incomparable, pero lo verdaderamente subyugante en “Monument Valley” es verte inmerso en puzzles donde la belleza nace precisamente de la resolución de los enigmas, como los engranajes de una máquina que se pone en marcha para revelar el éxtasis estético que guardaba en su interior. Así que tú decides: este es un juego corto, cortísimo, pero de una intensidad emocional y jugable que pocas veces vas a ver en un lanzamiento para smartphones.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend