El pasado mes de septiembre el circuito de Fashion Weeks mundiales servía para ponernos sobre la pista de lo que serían las tendencias de la Primavera / Verano de 2011. Lo que más destacaba era un trepidante comeback del look 70s en la forma de maxifaldas, maxivestidos, algodones y fibras cómodas, líneas minimalistas y cortes rectos, colores nude que contrastaban con un protagonismo total del naranja y el amarillo y estampados (florales, geométricos, salvajes) por doquier. La llave estaría entre el look chic ecléctico o el bohemio desenfadado. El grueso de la población (incluso la femenina, que es más práctica de lo que muchos piensan) justo estaba por aquella época recopilando los básicos invernales y quedaban más cerca los días soleados del verano pasado que los del siguiente. Ahora que las rebajas de invierno nos recuerdan que la primavera está en la esquina es el momento para apostar por las novedades de la temporada de nuestras marcas favoritas.

En H&M siempre están muy atentos a lo que se mueve en las pasarelas del mundo para acercar la moda al pueblo llano, y lo suelen hacer siempre de forma acertada y certera. Esta temporada no es una excepción y como es habitual nos traen unas novedades muy acorde con lo visto en los grandes diseñadores, para que una se sienta perfectamente vestida por pocos euros…

ELLAS. Para mujeres / chicas / zagalas y chavalinas, en H&M apuestan por la actualización de los clásicos favoritos, adaptándolos a las tendencias vistas en pasarela, todo con la intención de crear un look más moderno y personal. Siendo como es una marca más pragmática que otra cosa, en casa H&M nos traen tendencias súper ponibles y muy adaptables a nuestro día a día. La mayor apuesta la hacen en los tejidos, siguiendo la línea de las últimas temporadas de trabajar con materiales sostenibles, fibras orgánicas o recicladas. Una iniciativa que se adapta perfectamente a lo que se va a llevar el próximo verano. Así, las estrellas serán los maxi-vestidos, los jerseys y los blazers, que definirán una silueta ultra femenina, larga y cómoda o corta y chic. Los colores no pueden invitar más a echarse a la calle y parapetarse en una terraza hasta que caiga la tarde: azules, amarillos, rosas… El atardecer de un día de julio en tu armario.

ELLOS. Una cosa que siempre me ha fascinado de la sección masculina de H&M es que, si uno es lo suficientemente habilidoso (y tiene buen ojo escogiendo), puede montarse un look perfecto para cada ocasión con poco. Con esto quiero decir que sobre todo en hombre, las prendas de la marca son de corte básico, muy funcional pero fácilmente combinables. Desde un look en plan dandy para un brunch en una terraza hasta el rollo perfecto para ir al gimnasio sin perder la dignidad. Para ellos, como para mujer, para este verano adoptan lo más visto en grandes marcas para adaptarlo al día a día de forma cómoda y funcional. En tendencias masculinas lo que más se había visto era el look trajeado y el look colonial. Se impone la masculinidad clásica. Blame it on Don Draper. Nada de metro ni über sexuales, ni lycras, ni ajusteces, ni pantalones anchos. Si viviéramos en un mundo ideal, se impondrían los trajes de tres piezas (¿se nota que he estado viendo últimamente “Downton Abbey“?), pero como todo no se puede tener, ya me parece bien que se apueste por un look más elaborado y cuidado, que se conseguirá gracias a blazers (imprescindibles esta temporada, y ya se veía venir), vaqueros de cinco bolsillos o chinos, prendas estilo uniforme, pantalones cortos, botas estilo desierto y accesorios de piel. El aliado perfecto: el lino. El estampado inevitable: las rayas. “The English Patient” al poder. Cool, cool, cool.

[TEXTO: Estela Cebrián / FOTOS: Hasse Nielsen (Fotografías cedidas por H&M)]

No Hay Más Artículos