nach1

Dicen las antiguas que “un diamante es para siempre“. Pero lo cierto es que, en estos tiempos en los que menos es más y el brilli-brilli cuanto más fake mejor, el rollo de los grandes joyones y la ostentación carísima está de lo más demodé. Para eso ya están Dubai y los pijos que no se enteran de nada. Hoy en día lo que realmente se aprecia, más que el valor económico o el peso de un roscón brillante, es el trabajo que hay detrás de cada joya y el cariño con el que se realiza e incluso la posibilidad de conocer de cerca a quien hace ese laborioso trabajo. Por eso, el mundo de la joyería de autor es tan interesante a la vez que estimulante, ya que esconde maravillas realizadas a mano por manos conocidas y gracias a ello cada vez es más fácil la posibilidad de tener una pieza única a un precio asequible. Nach Jewellery es de esas firmas familiares que huyen de la ostentación y que apuesta por la joyería artesanal y única. Es más, han sabido darle a sus joyas un toque divertido que las hace diferentes a cualquier otra cosa que hayas visto antes.

 

 

Detrás de esta firma se encuentran las hermanas Nancy y Nadia Koch. La primera es la “artista” de la familia, la que desde bien pequeña pasaba las horas dibujando y la que ha creado ese curioso universo de animalitos de porcelana que puebla Nach Jewellery. La segunda es la “empresaria”, la mente práctica detrás del proyecto que hace que las fantasías de Nancy se hagan realidad. Ambas han volcado en su firma, que lleva en marcha desde el 2011, toda la experiencia y sabiduría familiar que les confiere el ser hijas de un maestro experto en miniaturas de porcelana. Ellas, en lugar de continuar con el legado de una forma clásica, han cogido todo lo aprendido en casa y le han dado un giro un poco loco, creando una marca que tiene tanto de artesanal como de moderna y de la que es muy fácil enamorarse.

Águilas engarzadas en cadenas de oro, búhos curiosos que cuelgan de parches de piel, erizos que se columpian en aros, panteras negras… Aquí cualquier animal puede salir de su taller en Tolouse, en el que se crean todas las piezas de una forma cien por cien artesanal (todas, además tienen su propio número de registro). Todas las obras se realizan en porcelana y se combinan con todo tipo de materiales para que el resultado sea de lo más deluxe pero sin perder ni un punto de diversión (en el vídeo de abajo puedes ver cómo se realizan, y la verdad es que hacen que parezca fácil). Echándole un vistazo a su impresionante catálogo de bestias es impensable que la próxima vez que alguien te ofrezca un diamante no le digas que, mejor, prefieres uno de sus animalitos.

Fabrication d’un bijou Nach / The making of Nach jewellery from Nach Jewellery on Vimeo.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend