outsiders-division

Las gorras llevan un tiempo entre nosotros… Pero la nueva colección de Outsiders Divison viene a confirmar una cosa: que las gorras son las nuevas pajaritas.

 

No voy a mentir nadie: soy un “gorrero nuevo”. Siempre fui de esos que se probaban gorras con la esperanza de encontrar una que le cambiara la vida (estética). Lo jodido es que no di con ella hasta hace unos tres años… Sea como sea, desde entonces ya fue rollo “cuando haces pop ya no hay stop“, porque ahora las gorras ya no caben en mi armario (y, ojo, porque las de mi armario son las que menos utilizo: mi trío de preferidas están en el perchero de la entrada de mi casa, ready for the floor a todas horas). Y, desde mi punto de vista de “gorrero nuevo”, he de afirmar una cosa: me alegra ver por la calle que lo de “gorrero nuevo” es algo cada vez más extendido.

A lo mejor digo una burrada, pero ahí voy: las gorras son las nuevas pajaritas. Y lo digo no sólo basándome en mi propio caso, sino el de algunos de mis conocidos: ahora que todos estamos más que aburridos del rollo prep de pajarita y camisa, la nueva era de comfort wear tiene como topping (nunca mejor dicho) a las gorras. Y ahora voy a otra afirmación que no es nada burrada: Outsiders Division es mi firma de gorras favorita. A David Méndez Alonso le bastaron dos colecciones no sólo para situar a su marca Outsiders Division en el mapa de las gorras (e incluso en el de la moda), sino incluso para convertirse en una referencia para otros imitadores que le vinieron detrás y en un icono para los aficionados a este accesorio.

Sea comos sea, hacía un año que Outsiders Division no daba señales de vida… Y se leechaba de menos, la verdad. Por suerte, Méndez Alonso acaba de romper su silencio con una nueva colección de siete gorras y una sudadera, todas surgidas de un incontable número de meses a la búsqueda de nuevos materiales y diseños que rompieran las expectativas de los que creían saber qué podían esperar de Outsiders Division y que, en general, mantuvieran el espíritu de la firma cambiándolo todo sin cambiar nada. Bajo el nombre de “The State of the Art” encontramos todo un conjunto de gorras con materiales fascinantes (cuero, denim, fieltro) y acabados donde los estampados e ilustraciones de Méndez Alonso vuelven a brillar a la altura habitual. Todo ello coronado por una sudadera con un castillo en el que nostalgia ochentera e infancia perdida vuelven a ir de la mano. ¿Vas entendiendo ya por qué la gorra es la nueva pajarita? [FOTOS: Gema R. Noach Herce]

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend