iggy-azalea-reclassified

ablar de la sección femenina actual del mundo del rap exige un gran ejercicio de control para mantener las formas y ser moderado sin caer en la difamación o el vilipendio fácil, que es la reacción casi natural que se tiene al ver a un ejército de mujeres asiduas a la rima fácil y al uso de sus atributos femeninos como principal arma de ventas y elemento generador de fama. Con esto no quiero decir que cada una no sea libre de hacer con su cuerpo lo que le plazca y usarlo para lo que más le convenga, nada más…
Iggy Azalea mete con calzador en esta nueva entrega las mismas fórmulas que en "The New Classic" y, por ende, los mismos errores. No obstante, nos sigue ofreciendo temas fáciles de escuchar y perfectos para el desmadre.
PUNTUACIÓN - 38%

38%

Machacante

Iggy Azalea mete con calzador en esta nueva entrega las mismas fórmulas que en "The New Classic" y, por ende, los mismos errores. No obstante, nos sigue ofreciendo temas fáciles de escuchar y perfectos para el desmadre.

Hablar de la sección femenina actual del mundo del rap exige un gran ejercicio de control para mantener las formas y ser moderado sin caer en la difamación o el vilipendio fácil, que es la reacción casi natural que se tiene al ver a un ejército de mujeres asiduas a la rima fácil y al uso de sus atributos femeninos como principal arma de ventas y elemento generador de fama. Con esto no quiero decir que cada una no sea libre de hacer con su cuerpo lo que le plazca y usarlo para lo que más le convenga, nada más lejos de la realidad, pero si nos centramos en el mundo de la música, donde este factor tendría que ser el principal foco de atención, ciertas acciones tendrán su repercusión traduciéndose en no tomar en serio al artista, ya que en muchas ocasiones parecen centrarse más en vender carne (o comprar tela) y en estar presentes en cada portada de revista a base de escándalo y controversia. ¿Alguien recuerda a Kreayshawn? Si alguien la recuerda tal vez sea, más que por la escasísima calidad de su música, por el circo que montó en torno a su persona haciendo que muy pocos o ninguno le tomasen en serio. Sin embargo, paralelamente a Kreayshawn se estaban fraguando otras figuras que, a parte de dar que hablar, sí que aportarían algo a la escena del rap actual: hablamos de Azealia Banks, Angel Haze o, en este caso, Iggy Azalea.

Iggy Azalea ha logrado en muy pocos años, gracias a su desparpajo y actitud osada, hacerse un hueco en la industria, un hueco tan grande que ha sido la primera mujer blanca en ser portada de la influyente revista de hip-hop XXL. Pero esta osadía le llevó a titular su álbum de debut The New Classic(Def Jam, 2014), pero ni es un nuevo clásico, ni aporta nada nuevo y ni siquiera ha sido el mejor disco de hip hop de este año. A pesar de su buena producción llevada a cabo por T.I, The Arcade, The Invisible Men, The Messengers, 1st Down o Stargate, entre otros, no ha sido capaz de superar los requisitos para convertirse en un álbum medianamente aprovechable. Podemos escuchar diferentes registros y una considerable diversidad de sonidos y formas de enfocar los temas, pero esto no es suficiente para compensar el excesivo uso de fórmulas simples que gustan a todo el mundo y engañan al oído, su descarada comercialidad y el abuso de elementos discotequeros, porque al final es en eso en lo que ha quedado el álbum: un conjunto de temas con temprana fecha de caducidad para bailar en una discoteca, y nada más.

En “Reclassified” (Def Jam, 2014) se mantienen los grandes hits de la edición anterior de “The New Classic” (“Work”, “Change Your Life”, “Black Widow”, “Don’t Need Y’All”, “Rolex”, “Fancy” y “Bounce”), y los descartados son sustituidos por un nuevo cuerpo de temas producidos en su mayoría por The Arcade y The Invisible Man, nombres que también veíamos en la edición original. Para encabezar esta nueva entrega tenemos “We In This Bitch”, un tema con una base muy en el estilo de la vieja escuela y un estribillo que se transforma en una hipnotizante letanía, de gran homogeneidad. “Beg For It” es prácticamente la continuación de “Fancy”, siguiendo la misma fórmula que ha sido explotada no solo por Iggy Azalea sino por una gran cantidad de raperos durante este año: estrofas rapeadas y estribillos y coros de melodía fácil cantados por ‘estrellas’ del pop. En este caso, Iggy cuenta con la colaboración de la danesa . “Trouble” es un tema fresco y con fuerza, con un acompañamiento basado en percusión y un piano juguetón, con puntuales y acertadas apariciones del viento metal, pero sin duda lo más relevante de este tema es la colaboración de Jennifer Hudson, con un soul setentero muy potente que hace que el tema se haga incluso corto. Con “Iggy SZN” tenemos una nueva declaración de intenciones a base de punzantes beats y rimas irónicas y ácidas, ¿tal vez una respuesta antes las críticas de “The New Classic”? La última de las novedades es “Heavy Crown”, un tema que al principio promete, con una base pesada, sonidos muy distorsionados y unas rimas fluidas, eléctricas y con gancho, pero pierde todo lo ganado por la aparición de Ellie Goulding y su estribillo popero y soso, simplemente sobra.

En definitiva, encontramos momentos bastante destacables pero con los mismos errores que en su predecesor: demasiadas ganas de vender y gustarle a todo el mundo a base de estribillos insulsos y ritmo de discoteca.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend