En FPM seguimos a tope con el jegging. Sí, ya sabemos que es un trend que, de entrada, provoca reticencias (arrapamiento excesivo = morcillas + michelines + carne que ni sospechabas que tenías en tus caderas), pero con la mano en el corazón os puedo prometer que toda persona humana (y mujer para más señas) que ha seguido mi muy enfático consejo de usar jeggings ha caído rendida a la evidencia: el jegging es una prenda cómoda, sexy, informal y que favorece mil. Obviamente, combinarla con sábanas hasta las rodillas o lycras imposibles es tan peligroso como abrirle dos cuentas de Twitter a David Bisbal; pero combinado con inteligencia, el jegging es un win, win, win total.

De entre las muchas marcas que en los últimos meses se han volcado con esta prenda, nos quedamos con la oferta de Gas, que ha puesto en circulación más de un modelo que nos ha quitado el hipo. La estrella de su colección para esta primavera / verano es el modelo Sumatra, que emula mejor que nunca los jeans de cinco bolsillos pero con la comodidad inimitable de los leggings. Su tejido es extremadamente suave, ligero y súper stretch, con lo que consigue un auténtico efecto de segunda piel: destaca las curvas, esconde las mollejas y se adapta a todos los movimientos. Para estos meses, el Sumatra viene en diversos colores y lavados muy refrescantes: destacan el denim luminoso, los gastados y, sobre todo, el índigo, perfectos para combinarlos con camisetas florales, un turbante y mucha rafia.

Además del Sumatra, en Gas apuestan por el denim en general para el verano. No en vano es el tejido más flexible para el entretiempo, y la marca italiana es una experta en la materia desde hace años. Nos proponen un look total denim (y ya será el segundo verano en el que la tendencia perdure en pasarelas y en la calle) y apuestan sobre todo por los looks sencillos, desenfadados e informales, con los calores no pegan nada ni los artificios ni las prendas rebuscadas. Por ello, el claim de su campaña sigue siendo “Stand Up for Simplicity”, máxima que desde aquí compartimos. Destacamos los vestidos camiseros, los shorts y los petos. Para vivir unos auténticos “(500) Days of Summer” (si la lluvia nos deja).

No Hay Más Artículos

Send this to a friend