KTZ demuestra en la London Fashion Week que el rollito Street Goth sigue partiendo la pana

¿Empieza a cansarte el rollito Street Goth que hace que todo el mundo vaya uniformado en color negro? Esta colección de KTZ hará que cambies de idea.

 

Puede que el Berghain empiece a darnos cada vez más pereza y que, por lo tanto, de alguna forma u otra hagamos extensible esa pereza hacia la estética que el club berlinés abraza como si no hubiera un mañana. Ya sabes: gente vestida en negro y solamente en negro, pero con una capacidad innegable para hacer de ese color básico algo variado y estimulante por la vía de la extravagancia en el corte, en el maximalismo, en las asimetrías, en el chandalismo y en un sanísimo desdén de la ponibilidad a favor de la fardonería. Resumido en dos palabras: Street Goth.

Lo que ocurre es que, por mucho que el Berghain empiece a darnos pereza, resulta que siguen existiendo firmas como KTZ que, básicamente, se dedican a renovarnos la ilusión con cada una de las colecciones que lanzan. De hecho, Marjan Pejoski y los suyos acaban de liarla bien parda en la London Fashion Week presentando una colección para la próxima temporada de otoño / invierno 2017-18 que es cosa muy pero que muy fina. KTZ sigue fiel a su identidad básica, lo que viene a significar que el negro sigue siendo la espina dorsal de la colección presentada… Pero, ojito, porque también hay novedades.

El blanco vuelve a ser combinado con el negro a través de superposiciones y de rotos que dejan ver patrones de referencia metalera. Se introducen el gris (verdoso) y el verde (grisáceo) para dar aires nuevos. Pero lo que más impacta, además del jersey de punto, es la aplicación de los corsés y de los lazos de corsetería en todo un conjunto de prendas streeteras más ponibles y elegantes de lo que cualquiera podría pensar si se dejara guiar por las (maravillosas) extravaganzas del pasado de la firma.

Repetimos: sólo una firma como KTZ, con un hombre como Pejoski al frente, es capaz de sacudirnos de encima la modorra contra el color negro a la que nos ha inducido el Berghain. Sólo una firma como KTZ puede hacer que escribamos las palabras Street Goth sin sentir vergüenza ajena. [Más información en la web de KTZ]

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend