Parece que en la Marvel le han pillado el gustirrinín a eso de cargarse a sus personajes. Eso sí, la afición va subiendo de temperatura, porque lo cierto es que no es lo mismo cargarse a la Antorcha Humana (como ya os informamos hace unos meses) que a… ¡Spider-man! ¿No es un poco bárbaro eso de finiquitar a uno de los personajes más rentables de la empresa comiquera? De hecho, no acabamos de entender la jugada: cuando murió la Antorcha Humana, se dijo que sería precisamente Spider-man el que lo substituría en el seno de Future Foundation (los antiguos 4 Fantásticos). La picha hecha un lío. Sea como sea, vamos por partes, porque resulta que el que ha muerto es más bien Peter Parker. Y la cosa cambia. En el número 160 de “Ultimate Spider-man“, el reportero muere (con muy poco glamour, todo sea dicho: porque vaya zurruño de viñeta más fea para un momentazo tan gigante) entre los brazos de Mary Jane y a manos de uno de los villanos más carismáticos de la saga: el Duende Verde. Lo hace para proteger a su tía May… y ahí es donde está el gancho para la continuación de la saga. Dicen ya desde Marvel que, igual que la muerte del tío Ben fue la que llevó a Peter Parker a convertirse en Spider-man, la intención es que la muerte del reportero sea el motivo de que otro personaje se enfunde las mayas del superhéroe arácnido. And the story goes on and on and on

No Hay Más Artículos

Send this to a friend