Britney Spears aparece irreconocible en la portada de V Magazine fotografiada por Mario Testino… ¿Photoshop? ¿Maquillaje? ¿O más bien cirugía?

 

Hay cosas que van deprisa… y otras que van despacio. Al parecer, los rumores van deprisa, pero Britney Spears va despacio. Muy despacio. Nada nuevo bajo el sol. La cuestión es que ya hace algunos días que la portada del número de marzo de V Magazine está corriendo como la pólvora con titulares del tipo “¿Qué carajo se ha hecho Britney en la puta cara?“, “¿Ha pasado la Spears por el mismo cirujano que Renée Zellweger?” o “¿Está Britney un pasito más cerca de ser una mezcla entre un Michael Jackson y Nicole Kidman?“. Todos los titulares tienen parte de razón porque, a ver, sólo hace falta ver la portada de marras para ver que la del “Toxic” es un puro cuadro.

Y que conste que, en este caso, no hay ganas de liarla (innecesaria y absurdamente) como Lena Dunham con Tentaciones… Sino que aquí pasa algo. La nueva boca-pato de Britney salta a la vista por mucho que venga fotografiada ni más ni menos que por Mario Testino. Al fin y al cabo, es la portada del número 100 de V Magazine y algo especial había que hacer. Lo que no podían prever desde la revista era que el protagonista no sería ni Mario ni sus fotos, sino la boca-chocho de la Spears y la sospecha generalizada de que la diva ha pasado por el quirófano no para hacerse unos retoques aquí y allá, sino para hacerse una operación de chapa y pintura propia de un taller de tuneado del polígono de las afueras de Valencia.

¿Britney ya ha empezado su imparable carrera hacia la vejez acompañada por el quirófano? ¿O verdaderamente tendremos que echarle las culpas a la luz y al maquillaje?

Sea como sea, lo sorprendente es que parece ser que el foco se ha puesto sobre si los diseñadores de V Magazine se han pasado con el Photoshop o no. Dice la Spears que no, que esto es un maravilloso trabajo de luces y maquillaje… De hecho, en la propia entrevista que se incluye en este número de la revista, Britney parecía anticipar el mal rollo internetil con las siguientes palabras: “Quien quiera que esté en el foco de atención, siempre es juzgado por la gente con mucha velocidad. Me refiero a que hay muchos chicos que lo han experimentado al hacerse famososo. Ya sabes: Justin Bieber es inmenso, pero también experimenta esto. Desafortunadamente, así es como el mundo funciona. Llevo 20 años haciendo esto. Ya no le presto atención. Tengo mi relación con Dios y conmigo misma, y eso es todo lo que me importa. Realmente no me preocupa lo que la gente piense“.

Más allá de la línea directa que Britney comparte con Dios, sigue sorprendiendo que aquí nadie mencione que no, que esto no es ni Photohop ni luces ni cámara ni acción ni maquillaje… Si hacemos caso a las fotos que Britney va colgando en Twitter (donde, por cierto, tampoco se ha pronunciado al respeto de las fotos para V Magazine) y, sobre todo, a esa foto también de Testino perteneciente a la serie de instantáneas con mujeres envueltas en toallas, vemos claramente que la boca de la Spears ya no es lo que era. Y quien dice boca, también dice cierto estiramiento facial que pasa desapercibido porque, en este caso, sí que le queda bastante natural.

Así que, visto que la diva no va a decir “esta boca-chocho es mía“, la última palabra es tuya: ¿Britney ya ha empezado su imparable carrera hacia la vejez acompañada por el quirófano? ¿O verdaderamente tendremos que echarle las culpas a la luz y al maquillaje? [Más información en la web de V Magazine]

 

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend