El desfile de Celia Vela en el 080 Barcelona Fashion era un absoluto misterio… que cada uno de los asistentes resolvimos con nuestra propia historia.

 

A esto se le llama conservar el misterio… Mientras que, en los días previos a sus desfiles, muchos diseñadores ponen sobre la mesa todo un conjunto de conceptos elevados (que muchas veces alardean de una complejidad abstracta que nunca llega a materializarse sobre la pasarela), Celia Vela optaba simple y llanamente por decir que, si alguien quería descubrir la historia que ha inspirado su colección de primavera / verano 2016, lo mejor que podía hacer era acercarse hasta el 080 Barcelona Fashion y vivirlo en primera persona. Que es como, al fin y al cabo, debería funcionar esto de la moda, ¿no?

La cuestión es que, al final, Celia Vela sí que explicó una historia sobre la pasarela. Puede que fuera una historia a la que cada uno de los asistentes le dimos un sentido íntimo y personal, pero hay que reconocer que era imposible no encontrar una narrativa en lo que la diseñadora hizo en el 080. La narrativa, sin embargo, puede que no se encontrara en las siluetas: durante todo el desfile, Vela mostró todo un conjunto de prendas donde los fittings entallados se practicaban con materiales cómodos y frescos, y donde los vuelos y los detalles aportaban a la colección una vaporosidad muy propia de las estaciones cálidas del año.

Celia Vela explicó una historia sobre la pasarela… Una historia a la que cada uno de los asistentes le dimos un sentido íntimo y personal.

La narrativa de la colección de primavera / verano 2016 de Celia Vela habitaba más bien en los colores… y en los detalles. El desfile se abría con todo un conjunto de prendas en un blanco pletórico (con delicados detalles bordados) que hacía pensar en un lienzo que debía ser pintado en breve. Las primeras pinceladas l0garon cuando los dorados opalinos se introdujeron en la pasarela en algunas prendas que hacían pensar en otro omnipresente del verano: un mar en el que bailaban algas y otras plantas de tonos dorados e inspiración acuática. Finalmente, la ascensión de la primavera ocupaba el mayor tramo de la colección con colores vivos, estampados de flores, blondas, multi-capas y detalles sublimes como las plumas de colores que recordaban a un ritual de apareamiento en plena naturaleza. Esta es mi historia, pero seguro que, si estuviste en el desfile de Celia Vela en el 080 Barcelona Fashion, tú también tienes la tuya.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend