margaret

Aclaremos las cosas desde un buen principio: que Margaret Bourke-White sea un icono feminista no significa que sea una mártir talifeminista. Puede que su figura haya sido vital para ejemplificar la emancipación de la mujer durante la primera mitad del siglo XX, pero eso está muy lejos de las extremistas violentas que a muchos se le pueden venir a la cabeza al pensar en el feminismo. En su caso, Bourke-White encarna el ideal de mujer que supo buscarse un lugar preeminente en un mundo de hombres: la fotografía. De hecho, a través de su objetivo puede leerse la historia de los primeros cincuenta años del siglo: entre muchos otros logros, fue la primera extranjera en fotografiar la Unión Soviética y la primera fotógrafa en trabajar para la fuerza aérea de EEUU… Todo esto y más puede disfrutarse en “Momentos de la Historia“, tomo publicado por La Fábrica que recopila 154 instantáneas tomadas en la antigua Unión Soviética, Checoslovaquia, Alemania, Reino Unido e Italia, además de incluir los retratos de Stalin y Churchill que fueron portada de Life. Palabras mayores. El libro viene contextualizado por los ensayos de Oliva María Rubio y Sean Quimby, y acompaña a la exposición del mismo nombre que habita la Martin Gropius Bau de Berlín hasta el próximo 14 de abril. Repetimos: palabras mayores… y palabras (e imágenes) necesarias.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend