¿La alfombra roja de la MET Gala 2017 ha sido la más desastrosa de su historia?

¿Ha sido la alfombra roja de la MET Gala 2017 la más desastrosa de la historia del evento? Nosotros solo salvamos seis looks… Por algo será.

 

¿Qué carajo acaba de ocurrir en la alfombra roja de la MET Gala 2017? En serio, ¿alguien lo entiende? Y es que, al fin y al cabo, al evento de apertura de la expo anual de moda del Metropolitan Museum of Arts siempre se le ha criticado que, por mucho que insiste con un dress code muy concreto para cada edición (un dress code que, al fin y al cabo, tiene que ver con la propia temática de cada expo), la gente se lo suele pasar todo por el forro y aparecer en la alfombra roja como si fueran los Oscars. O mucho peor: los Emmy.

Pero, aun así, y por muchas veces que hayamos vertido esta crítica sobre la MET Gala, lo que se ha vivido en su edición del 2017  no tiene parangón… Porque, a ver, quedaba claro que la temática de la exposición centrada en Rei Kawakubo y su trabajo al frente de Comme des Garçons sería complicada a la hora de ser interpretada por los visitantes -y sus looks-. De hecho, la pregunta estaba ahí: ¿era lícito caer en la facilidad extrema de vestir un Comme des Garçons? ¿O habría que buscarle los tres pies el gato y representar los valores de los diseños de Kawakubo a partir del trabajo de otros diseñadores?

Pues ni una ni otra: puede decirse que el 80% de los invitados de la MET Gala 2017 ha decidido no pasar por el mal trago de irse a la wikipedia a chequear quién es Rei Kawakubo o, yoquesé, buscar en Google “diseños más icónicos de Comme des Garçons“. Cualquier cosa. Lo que sea. Menos este desastre que nos obliga a cambiar las tornas habituales: aquí no se trata de ver quién ha vestido mejor o peor, sino quién se ha ceñido a la temática con mayor rigor y acierto.

Por eso, en esta ocasión dividimos lo visto en la alfombra roja en tres categorías: los que se han pasado la temática por el forro de los cojones, los que a lo mejor han seguido un poco la temática pero son un quiero y no puedo y los escasísimos aciertos de etiqueta de la MET Gala 2017.

 

HELL NO! Resulta curioso pensar que, por una vez, las luces rojas en un evento de este calibre no provengan de los horteras de bolera… Sino de las niñas monas empeñadas en el look princesil que, sublimando la feminidad más clásica, nada tiene que ver con la propuesta agénero y rompedora de Kawakubo (de la que, de hecho, siempre se ha dicho que realiza vestidos que más bien son arquitecturas en las que el cuerpo humano mora como un intruso). En este apartado entrarían Jennifer Lopez y su look de princesa Jasmine de “Aladdin” (Valentino), Hailey Baldwin (Carolina Herrera) por mucho que intentara solucionarlo con un velo o Elle Fanning como reina de la promoción del 2006.

De la misma forma, si resulta que estamos hablando de una diseñadora capaz de realizar vestidos en 2D para eliminar precisamente el género del cuerpo, para enterrarlo dentro de la vestimenta, lo que resulta francamente inaceptable es aparecer en la gala con vestidos hipersexualizados como el mono ajustado de Bella Hadid (Alexander Wang), el ultra escote dorado de Sofia Richie (Topshop), el nude de Kylie Jenner (Atelier Versace), o el trapo transparente de su hermana Kendall Jenner (La Perla).

A las aburridas ni las mencionamos, que para eso tenéis la galería bajo estas líneas… Y, al final, pues están las de siempre, que no han venido aquí a hablar de su libro, sino a que vuelva a decirse de ellas que son unos horteras tremendos sin ningún tipo de sentido de la moda. Ya sabéis a quién nos estamos refiriendo: Madonna (Jeremy Scott para Moschino), Nicki Minaj (H&M), Wiz Khalifa o un Jaden Smith (Louis Vuitton) que decidió que lo mejor que podía hacer era pasearse por la alfombra roja con un ramito de sus propias rastas (recién cortadas, al parecer) en la mano. Muy agradable todo.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend