Cuatro años de silencio son muchos años… Son tantos que sólo se pueden romper con una “fuck u song”, tal y como ha hecho Pshycotic Beats.

 

Muchas cosas han ocurrido desde que Andrés Costureras lanzara “Dormihcum” (Log Lady, 2013) bajo el nombre de Pshycotic Beats. Para empezar, el recuerdo de aquel disco ha ido creciendo (en cariño y emoción) a medida que han pasado los años: cuando un artista cae en silencio y resulta que le echas de menos, por algo será. La carrera artística del propio Costureras ha pasado por todo un conjunto de circunstancias que casi le llevan a tirar la toalla… Entre ellas, evidentemente, la degradación absoluta del mundo en el que vivimos, que ha acabado por convertirse en un lugar inhóspito en el que a veces lo único que te queda es entonar ese himno de Twitter que dice “haber si me muero“.

No es de extrañar, entonces, que Pshycotic Beats vuelva al ruedo de la única forma que podía hacerlo el proyecto de alguien con un sentido del humor tan afilado y crítico como el de Costureras: con una “fuck u song” titulada “From Disco Section to House Foundation“, que es ni más ni menos que el avance de su inminente nuevo disco. Y es que, por otra parte, “The Black Sea” (Log Lady, 2017) está a punto de llegar hasta las estanterías, así que sabéis: agárrense ustedes los machos, porque Pshycotic Beats no entiende de gestos blandengues y políticamente correctos.

La nota de prensa del single lo explica sin pelos en la lengua: “Fue compuesto del tirón, la idea le vino de sopetón mientras curraba en el almacén de una famosa librería madrileña y móvil en mano grababa melodías, apuntes y disloques para futuras canciones. Durante esos días, el artista estaba flipando con las ganas que tiene la gente de llamar la atención y sacar punta a todo en las redes sociales en momentos trágicos como los atentados de París. Ello le provocó un rechazo que canalizó en una frase: «Vámonos de aquí, esto es asqueroso, ya no queremos bailar más al son de esta mierda”»“.

Todo ello acompañado de un ritmazo disco funk 70s de esos que no bajan el ritmo en toda la canción y que a los más absurdos del lugar les recordará a unos The Scissor Sisters provinentes de una dimensión paralela en la que lo que hacen The Scissor Sisters no es una jodida mierda… Por estos lares preferimos pensar que esto es lo que estaría entregando a día de hoy Frankie Goes to Hollywood si siguiera operativo. Sea como sea, una maravilla que, lo escuches como lo escuches, siempre arroja el mismo resultado: ganazas de escuchar “The Black Sea“.

Más información en el Facebook de Pshycotic Beats.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend